Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ív í FOTOGRAFÍA FOTOGBABADO PxtUKBAS P A E 4 EL EETOQUE TALLEE DE M O K T A J B El confeccionador, en vista de la índole y extensión del trab? jo, proyecta las planas que ha de ocupar, niimero y forma de lo? dibujos que han de ilustrarle, encargando de la obra artística á aquel de loa redactores cuyo lápiz se juzga más á propósito para desarrollar el asunto. Én cuanto á los dibujos que no son ilustraciones de articulo ó poesía, ta es como portadas, planas sueltas, historietas, etc. claro es qué llegan á la confección sin el trámite previo de la sección literaria, que se encarga, á lo sumo, de poner al grabado la nota explicativa que corresponda La confección es, ptir consiguiente, lazo de unión entre el escritor y el artista, como lo es luego entre el artista y el fotograbado, encargándose, por último, de la combinación de trabajos y planas, como la misina palabra confección indica. Cumplido por el artista el encargo de ilustrar determinado trabajo, vienen los dibujos á poder del confeccionador, el cual se ala tamaflo de reducción y, envía los originales á la fotografía, trámite previo del fotograbado. La reproducción fotográfica de los originales se obtiene lo, mismo que un retrato cualquiera, sin- más diferencia en el taller de BLANCO T ÑEGBoque el empleo caei exclusivo de la luz eléctrica en vez de la luz solar, ya porque aquélla puede graduarse y regularse mejor que la luz natural, ya porque permite obtener fotografías en todo momento del día ó de la noche. Una vez sacada la negativa en cristal, se obtiene la positiva en una plancha de zinc químicamente preparada. El dibujo ó lienzo del artista queda naturalmente intacto, y desde el taller fotográfico baja al archivo de originales artísticos. La positiva fotográfica impresa en el zinc es atacada por los ácidos, con objeto de obtener el relieve tipográfico necesario para la impresión. La química ha hecho el grabado, pero todavía hay que pulirlo y niejorarlo por medio del retoque, cuyos efectos se aprecian en las pruebas tiradas por el misma taller en prensas d mano. Tal es, en pocas palabras, la labor del fotograbado, que aunque eiplicada así parece puramente mecánica, exige la presencia de verdaderqs tirtiBtas al frente del taller y requiere diversos procedimientos, spgún qtiie el original sea á pluma ó á mancha, á lápiz ó al carbón. Aunque todo este conjunto de operaciones requieren, por lo general, mucho tiempo, el taller dé la revista está montado de modo que puedan obtenerse los grabados cOn la rapidez necesaria en un periódico de actualidad. Los lectores de Madrid recordarán, por ejemplo, que el entierro de J VascMeZo, que tuvo lugar un viernes por la tarde, fué dado como información al público en el BLANCO Y NBSBO del día siguiente. Y este caso se repite con mucha írecnencia, aunque no EECORTKS MECÁNICOS