Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ELECTEOMOTOE DE LA MÍQÜ 1 NA DE CILINDEO OSCTLANTB La retina del obrero hay que cuidarja; que las maravillas de la luz eléctrica no sólo; hau de ser comodidad del rico, sino que han de santificarse aliviando el trabajo de los humildes. La ciencia con sus prodigios no ha de ser egoísta; que el egoísmo, aunque él lo ignore, va preñado de catástrofes. Y es preciso que á la ciencia y á sus creaciones industriales, si las admira el sabio, las ame el trabajador, como al Redentor ama el oprimido. Y á fe que en aquellos salones sencillos, cómodos, y casi me atrevería á decir elegantes, debe trabajarse á gusto, que es como debe trabajarse. Una sala hay que, según parece, es el comedor de los operarios, que causaría envidia á muchas familias de la clase media, por su alegría, casi por su lujo, y por su luz, que entra á torrentes desde el espacio abierto ante la ancha ventana. He dicho que la electricidad, es eminentemente económica, y voy á citar una prueba más. Acomodar la producción de fuerza al consumo, era en la vieja industria uno d e los problemas capitales. Pues con el empleo moderno de la fuerza eléctrica, el problema se resuelve por manera peifecta. Las máquinas de vapor trabajan con la velocidad más económica y crean la fuerza eléctrica que á esta velocidad corresponde. ¿Pero qué se hace cuando él trabajo disminuye en salas, oficinas, gabinetes y talleres? ¿Se perderá este exceso de fuerza, que en estas horas de relativo descanso no tiene aplicación? ¡Gran vergüenza sería para el fluido eléctrico, que tengo para mí que es por todo extremo pundonoroso I ÍS ís: j LAMPABA DE LUZ INDIRECTA BATEEÍA DK ACTJMULADOEES