Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
l- rU LOS SALONES DE BLANCO Y NEGRO Solía y. cnauílo vivía en París, ensefiar á loa españoles que ve errae al Í V aquella fastuosa Eedacción con sus despachoH aialadoe, BUS salones de recepción, su sala de fiestas, i cuadros, estatuas, el hotel aquél, en fin, que ya entonces era her. c mosísimo y hoy es un verdadero palacio á la, moderna, que ha w, w ofi, 1, costado un millón de francos. Y decían mis compatriotas: -lin España no llegaremos nunca á esto mpainoias. Pues ya hemos llegado, y á BLANCO Y NEGRO lo debemos. iSobre que se puede llegar á todo coa mucha actividad y mucho trabajo, y mucho dinerol Y aquella Eevista modestamente comenzada hace ocho años, ha llegado á la fortuna, y á la manera del que se enriquece honradamente trabajando día y noche y al cabo de una vida laboriosa labra una casa, BLANCO Y NEGEO, BSCALKEA PEINCIPAL rico por sus miles de lectores semanales, se ha hecho un palacio tan rico y tan fastuoso como aquellos de los grandes periódicos del extranjero. La artística escalera, el severo y elegante despacho del Director, el magnífico Salón de Fiestascoronadode pin turas de Arija, los techos de Pía, el rico mobiliario de toda la casa, la Redacción con sns SPCBKTADfA