Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Si la Arquitectura es, entre todas las artes, la que mejor expresa el estado social de un país, de una época y de un organismo, y funda su carácter plástico en la conformidad del objeto con la forma, natural es que la modesta hoja con que el ilustre Santa Ana esbozó en España la revolución periodística viese la luz en obscuro rincón de humilde vivienda, y que BLAKCO Y NKGBO, síntesis de la lujosa revista moderna, se aloje en rico y artístico palacio para ella especialmente construido. En una de las barriadas más elegantes de Madrid alza su fachada de mansión de la primera mitad del siglo XVI, cuya arquitectura ilustraron los Ontafiones y B arrugúete, los Vigarnis y Síloes. El estilo i Zaíeresco que dio forma á esas maravillas del Renacimiento español que se llaman la Universidad Complutense, el Ayuntamiento de Sevilla, San Marcos de León, el Palacio de Monterey y tantas otras, inspiró su artística fachada de almohadillado basamento, anchos pilastrones, pareados ventanales y caladas arquerías. Relieves y cerámicas cuajan sus muros y encuadran sus huecos, y la coronan esbeltos pináculos que al perfilar en el azul del cielo su pintoresca silueta, traen á la mente el recuerdo de viejas ciudades castellanas. La férrea cancela de, retorcida hojarasca; las. grandes farolas eléctricas y algunos otros detalles dan á este conjunto la nota del arte moderno. Todavía consérvase la reminiscencia de la antigua vivienda española en la disposición del patio central, el vestíbulo y la escalera que en éste embarca. Pero aquí concluyen las semejanzas arqueológicas: que los adelantos modernos y las exigencias industriales sustituyeron á las pétreas arcadas las columnas y vigas de hierro, y en lugar del característico pozó y del apacible sosiego de los patios de Salamanca y Toledo, percíbense á través de la cancela eléctricos artefactos y siéntese fragor de mecánica tarea. Las necesidades del periódico impusieron la distribución del edificio, basándola en la independencia de servicios dentro de un plan armónico. Trazóse un cuerpo principal con cuatro plantas y un ancho paso para el servicio de coches y carros, áudito que rodea á aquél y le aisla de otro pabellón posterior, en el cual, aprovechando el desnivel del terreno, se han situado todos los talleres, almacenes y servicios que por su naturaleza exigen independencia y separación. En las profundidades de este cuerpo anexo alójanse los dos titanes que dan vida y movimiento materiales al cuerpo del edificio; allí inueven sus potentes organismos las máquinas de vapor y de electricidad, calderas, dinamos y acumuladores que envían sus energías á las prensas, el calor y la luz á todas las plantas. íi? iV 5 t i En el primer cuerpo del edificio, elegantísima y rica escalera imperial conduce á los dos pisos superiores. Rojos mármoles granadinos revisten sus zócalos y pilastras; artísticas fundiciones componen la balaustrada y los candelabros; pinturas y vidrieras do colores contribuyen al efecto suntuoso del conjunto. Otra esoalpra de servicio establece la coaiuhicacíóh entre todos los pisos. En los dos últimos se instalan los talleres