Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
myib hoy admiración de pro (Filaqjibabl rí KtafsblMlobajer (rpifmíDia a lSolÉfuporif 5 En cambio, ningana poK 1 of nai i Olí 1 per (i iuc oünicüi lón i. -am noctc t uafiíiq mua tiiÉ tin i3 í) líruíXrOrifOiitínóbatJcríttoro 8 ROnilf jiaio í pios y extraños por guarblación puede decir, como ottaiiBcnÉ SEficiitmceátlíoctftaiiieDimcctoTeciaeéücrrjíWlUí ihabttatort dar lo que ninguna otra Sevilla, que ha poseído blI tí? i tbaénlañBeaIta. pba oat áí íllrítr patcítfi amatm- íl ÍE eqaaiiataatnTcbflfaita! 3i- i í e. ipiwlíi o au del orbe: muchos autóya la tnmba del primer -i 3i Büc (llganoaqB 5 ataKmbabiranoKi Km; ír ti 3 ei! Oáeft ba ü, l biranooupttaterofuxrar UnoraSrtfpatu crfi f qíitajpropttr grafos del inmortal descuAlmirante por espacio de WipX eolEpStbabttart l mmríS loetefiípcri ítafraliiírératiaíjictái ff t aiwolSo wrat rtrpíWaaíiui r tamaqtpíom a o- bocrucceaiicc bridor, los libros que le treinta afioa: desde, 1507 S -ranna i6 ec) UOBineran: ofimon (arBp fnti F 5- 5 tljclo! at 9li broEJC ir oirpaaefpcre wu! c ftrefreca para tcrrtéMbitabi ia aqu 31 servían para sus estudios que fué traído su cuerpo Z tocarííiouicfooprrtnaíJítirai aigaiDEíbíibra II pomfq babica i i, n acran 5 ínifilaqBarfaítrrt f laqiiabaMram? Cuif ÍS iruDSéBEJ y las cartas de sus conde Valiadolid, donde falle t V pn cioíno: B acmeDlKa 9 e! ÍnoMaliaÉcci 9 ¡3 it! iwfabegjínotía! lT e, icoiá acííqrtaíolan jTtriílonleaiaFtnelibnfrfi iroáoi yiiltqf sultores Gorricio y Toscació, hasta 1537. p abiEcírcSqJarta ScííiitTro) íPboce 6 fírmatJbrDintanftolltcg i J inareparaúütirírfincfótfrpanieapttocticnii 1 íarpnanpiu íiHUe if nelli. apírKOieaaa eiBólft 3 BtCcfbj rpannatmDn 4 niicbj fpania tó Puede alegar también ímanittr noanaacar feo w ft fpaii! a Diariorl ¿iiTe naacTÍ ricl monir En Sevilla organizó Co i- i. wqaacernuKCEoreatocilíaRtar bE- j 5l miu 3 í) ior ¡ati p Oonia- Jit Savilla ser la poseedora tTM fiF -ScaíealibroqBiaionmiralmaontíyaan rft aauígabtícipali w- rtsotetljfi ycniU 9 Íltcoauca. cna Ce S miBacxetinnamralibutft lón su segundo viaje á del Imago Mxmdi y del i tyBamsatumirtaííaa anbi it i -Fab (íqi 3 a bcyaiIiaaSi niattunima 3 notcaifMrc. vnn; abí a n r t aliiaratioaá- jíXquibaB I t TM las Indias; sevillanos eran libro de Marco Polf que- í. Bia 5 fa tangam caaitoqaar D iDccia iód lOan a iqlu afparccartp n a e a i nnbaceaara cpp ílitco 3 í rtiC -caqi artaittrrc aac muchos de los que iban juntamente con aquél sir co- icaai forc t 6 rofBOguarro bicciin q? leypareeaterrefiintb 3 bica I tea ípnmaíllcoaperraaqBia cniíialibnfliifro- i: are (anrnbflbaeFñe -en el anterior, y Sivilla vió á Cristóbal Colón para Z areilfrctia awennreafaeíaaprreiiBConñrmarliar Écincobtbrlfq? j i Itcetbabitañonota- íSrbblomeorreiuarrv- iaaal iigrircciartataiffaqri tuvo la honra de ennobletrazar el plan de su viaje. f eaaivaam pías ranea ertfcabiraliiteÉrilpftocileflarca acplua pom. ie freani. -ilmJl taB! mi t 9oi e, iaBxilicnerom 6 q iaijfnarñisS tS M cer el recién inventado En Sevilla vivió, en Se OKraopbiabaíBarauasifacniarrbUiaa iríítoeíHetaaoroaííárar rr -ÍSimtaaíibroorrauo erenameolmUH í rr! íOeroatnarraE íiiee 8 W 5: Í arte de la imprenta danvilla murió, y en Ssvilla InroaMmriIii- dV íllímainaalijtrrríOnioüí- tSrtM ijmtoWmilí- j an o, póitetbabirabilil) HKl! fol 8 ün! 0 ííim 5 (Jí p r -v. vuw. nii do á luz la primpra relayace sepultado el ilustre pteafj Ficitia 3 Jban ietotpc! (reti! ffio T D 6 reli (lanaMBrat (anrto ción del descubrimiento bibliófilo y cosmógrafo de América. D. Hernando Colón, hijo I -I- j a r f V tj s i j 4 J -1 Y por último, si á nada del Almirante; el entui TÍk- jñ 4 UKí í Éír, de ello quisiera otorgársiasta por esta ciudad, í y t li íC v nMK sele valor, ni tampoco á que embelleció levantanti t -íh. Sv ií r ¿í s la circunstancia de haber do suntuosos edificios, y sido durante varios siglos saneó plantando extensos tna p gina de la ohra Iiaajo 3 Í Í O ro 7i anotai. tot Cb dt Colon- centro del comercio con hueitos y jardines á orillas del Guadalquivir. las Indias, merced á los En Sevilla está también privilegios concedidos á instalado en la regia Casa Lonja, cuyos su casa de la contratación, la dudad planos trszó Juan de Herrera, el Archihispalense aón podiía hacer valer la vo de Indias, teeoro de inapreciable voluntad del Almirante exp- esada por valor, testigo eterno de nuestras glorias boca de su hijo Diego, según el cual, de en los países por Colón descubiertos. no construirse en la isla espaSola iglesia ó monasterio para guardar los restos El cabildo catedral de Sevilla puede iO jMt iiu 9 0 (í $iii vní íoc 3 ptruníiiricftm 1li flliDP Ouoff 1 aIf P (r (r ílietpl? l4 porí: opa! 5 gwftíl 8) i0 íl jcnne. et) cca ES ¡tL AttOHlVO Da INDIAS SALÓK D E S A N FKIIXAM 0 EN LA BIBLIOTECA COLOUBIKA tener el orgullo de ser duefio de la Biblioteca Colombina, que fundada por D. Hernando Colón y engrandecida posteriormente, es de su padre, deberían éstos quedar en la capilla de Nuestra Sefiora de la Antigua, donde al fin parece que encontrarán eterno descanso. VICENTE L L O E E K S A S E N S I O