Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
f I m m ACTO PRIMERO. -EL DESAFÍO Mont- Fleury, interrumpe la representación de la comedia entre las protestas del público, para el cnal tiene sobrados alientos el cadete gascón. La representación se suspende, y Cyrano hace á su íntimo amigo Le Bresls Ja confidencia de que oJia Á Mont- Fleury por celos, porque cree que hace el amor á su prima Roxana, de la que él está enamorado, aunque nada la ha dicho por temor á que se ría de su nariz, extraordinariamente ridicula, causa de sus ama gas melancolías; pero Cyrano recibe una invitación para ver á su prima, con lo que su melancolía se transforma n inmenso júbilo; pero al disponerse á partir, le sorpreiíde la noticia de queel Cowáe de Gritic ie, por vengarse de una canción que contra él escribió el poeta, ha colocado cien hombres en el camino con inten Ón de jcgarle una mala pasada; Cyrano, como Don Juan, no se arredra, y parte en busca de su amor, da Boxana, que impaciente le espera. Cyrano, que suefia con amores, recibe un tremendo deseugafio; su Boxana le llama para otra cosa bien distinta: para pedirle su protección á favor de Christian, un cadete gascón del que está enamorada, y que ha de ingresar en la compafiía que manda Cyrano, él cual gnarda su dolor y jura á Rnxana que nadie tocará á Christian; y llegando hasta el sacrificio, no vacila en escribirle las car tas de amor, sus tiernos y encendidas estrofas: toda su alma de poeta que va á Boxana y que firma Christian. Los compañeros de éste, al ver las atenciones que para él gaarda Cyrano, lo juzgan como flaqueza, y uno de los gascones que pretende burlarse de la nariz de Cyrano, recibe una sonora y espléndida bofetada, y así termina el acto segundo. Cyrano sigue hablando por Christian, que tímido y poco ducho en y M- t Bi. amores, no se atreve á llegar á Boxana. Cyrano, aprovechando la obs V w curidad de la calle donde se ven los enamorados, habla por Christian, W t, -jéw ¡VaW 7 cuando Cyrano, por boca de Christian, la pide un beso, Cyrano cede noblemente su puesto á Christian y le sube sobre sas hombros á la altura del balcón donde está Boxana. El Conde de Ghtiche, que desea obtener el favor de Boxana, finge una estratagema para que ésta acuda á cierto convento por mediación de un monje, pero Cyrano, descubridor de Ja trama, hace que el mismo monje una en matrimonio á Christian y á Boxana, no terminando con esto el heroísmo de Cyrano, qae en la guerra cruza las líneas enemigas y salva los peligros para llevar á Boxana cartas de Christian, en las que palpita siempre el amor de Cyrano. Llega un momento en que Christian cae herido en la batalla y al pie de la muerte quiere decir toda la verdad á Boxana, esto es, que aquellas cartas apasionadas, vibrantes, no eran suyas, pero Cyrano coníigue que el secreto no se revele. Boxana, á la muerte de Christian, se retira á un convento. Pasan muchos años; sólo la visita Cyrano, ya en los linderos de lajedad madura. Cyrano tiene siempre para ella, los mejores en ¡antos de sú ingenio; pero uii día Cyrano se ve asaltado por unos criminales; herido llega al convento de Boxana, fatigogQ. y conteniendo difícilmente la sangre de su herida. Antes de morir quiere leer ía última carta de Christian; Boxana le sorprende, y entonces ábrense sus ojos y contempla los grandes amores de Cyrano á través del nombre de Christian. Y así acaba Cyrano. Grande é inmenso en su sacrificio, redimido por un amor puro y bendito allá vivido en su sangrijy en su alma. LUIS G A B A L D Ó N CYSANO (Sr. Mendoza)