Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CYRANO DE BERGERAC COMEDIA EN CINCO ACTOS Y EN VERSO, ORIGINAL DE EDMUNDO ROSTAND Dáspués del extraordinario éxito, muy justo y muy legítimo, alcanzado por López Ballesteros oon su drama B, aza vencida, ea el que ha confirmado una vez más sos exquisitas dotes de prosista correcto y de buen guato, prepara la empresa del teatro Espafiol una obra de verdadero empuje, el mayor triunfo del teatro francés en estos dos ültimos años: üyranffde Bergerac. Ooquelin afirmaba eu una caita dirigida al director de Le Theatre, que Cyrano era el suceso más grande que había visto en su vida de actor. tEostand, el autor de Cyrano, dice Ooquelin, tiene y reúne inmejorables condiciones excelente poeta; es al mismo tiempo pintor y múaico, un artista completo en el que viven todas las. delicadezas y sensibilidades, temperamento romántico nacido al calor de la gran obra de Víctor Hago; tiene, como aquel genio, brillantes y poderosos destellos que se reflejan en las estrofas que Cyrano canta con su desenfado de gascón. Recuerda Eostand, por el trazado de su obra y por su médula de poeta, á nuestro Zorrilla. Cyrano de Bergerac puede alternar y codearse como carácter con Don Juan. Ambos aventureros, aunque de alma más noble y mejor templada Cyrano, dicen y cantan amores diestramente, tienen siempre su mejor razón en el desnudo acero, y uno y otro parecen fundidos en el mismo troquel de la raza. No podía María Guerrero ofrecer mejor presente de afio que la ya popular obra de Bostand, que podremos admirar dentro de pocos días con el mismo esplendor que en París: lujosa mise in scene, riquísimos trajes, armas, decorado, etcétera, exactamente como se estrenó en ia Parte de Saint Martin. Ooquelin ha enviado todo, sin olvidar un solo detalle, privilegio que f ólo han podido conseguir el talento y los privilegios artísticos de la Guerrero y de Mendoza, que con su excelente campaña de París han abierto á nuestras tradiciones artísticas nuevos horizontes y adquirido envidiable crédito y firme reputación. Ignoro cuál será la opinión de los caballeros la noche del estreno, si gustará ó no la obra de Eostand, aunque por sus afinidades con nuestro teatro romántico creo que sí, que encaja en nuestros gustos y en nuestras sacrosantas y venerandas tradiciones artísticas; pero de todas suertes, y corriendo todos los albures, tan sano y tan laudable es el propósito de que vayamos conociendo las modernas obras maestras de nuestros vecinos, que ya el intento por sí solo gana y merece el aplauso. Y allá va en pocas líneas contado el argumento de Cyrano de Bergerac para calmar así las inquietudes de los que andan en brasas por saber la vida y milagros del poeta gascón. Ante todo, Eostand se ha ajustado perfectamente á lo que de Cyrano han escrito EoxANA (Sra. Guerrero) sas más sinceros biógrafos, entre ellos La Monnoye; vida tan inquieta y tan pinto resca ha guiado la pluma del autor dramático tan hábilmente, que Cyrano en escena no es menos interesante qué en los capítulos de la novela de su vida. La comedia se divide en cinco actos de gran animación y muy interesantes en abundantes episodios. En el acto primero, Cyrano, llevado de su odio al actor AOTÜ PRUMEEO. -LA KEPEESKNTACIÓÍI