Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V í l téif 1 avíe para defender á Siegmund de los celos mal reprimidos de Hounding; pero no cuentan con la huéspeda; y la huéspeda es la Sra. Fricka, que viene en un landeau, tirado por varios carneros mitológicos, á pedir justicia para el marido burlado. Pero I que si quieres I Wotan está decidido á defender su gallo; pero á los cinco minutos, Wotan piensa de otra manera, y dice á Fricka que no hay nada de lo dicho. Brunhilde no se explica que su padre esté tan mochales y se queda triste y reflexiva, cuando aparecen los dos enamorados fugitivos, que desean también que los entierren juntos. Brunhilde les avisa que no podrán realizar sus amores; Siegmund, que creía que con aquella flft 9 Ñm ify v jsr espada tenía una gran martingalita para todo, al ver que no le sirve para nada y que le han dado el timo de los perdigones, decide matar á su amada. Brunhilde se coiímueve, y ofrécele que el vencido será Hounding. En este momento se oyen los cuernos de caza del marido burlado. Siegmund coge la muleta y el estoque, brinda el toro á Sieglinda, y se va en busca de Hounding. Al quite está la Walkyria, pero Wotan defiende al esposo, y á Siegmund la toca la de perder, cayendo mortalmente herido; la Walkyria se encarga del arrastre, y huye á caballo, llevándose el cuerpo de Sieglinda, mientras Wotan, en medio de truenos y relámpagos, se tira también de los pelos viendo el ca- dáver de Siegmund. Las jóvenes walkyrias compafieras de colero de Brunhilde la admiten en compafiía da Sieglinda, y hasta la ceden un gabinete con alcoba. Wotan, que viene echando bombas como los militares de las comedias, castiga á Brunhilde á hilar trajes dé repatriados. Brunhilde, al saber que queda cesante como diosa, cae al suelo. Las walkyrias piden á Wotan que no sea tan bruto; pero Wotan llama en su auxilio á Logue, y como la chica no está asegurada de incendios, el luego se va elévahdo cubriendo las voces y el cuerpo de Bnmhilde, sin que se presente el Gobernador en el lugar de la catástrofe. Ltfrs GABALDÓN DIBUJOS DB ROJAS Jite