Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL ASISTENTE DEL CORONEL OKIGINAt DE GONZALO CANTÓ TiíATJÍÜ BK LA CÜIÍBBIA TEATRO FEMINISTA OKIGINAL DE BEN AVENTE TÜA IKO DK LA COMEDIA La tarde de Inocen Hace mucho tiempo que tes en este teatro, en Gonzalo Cantó dormía el suelugar de buscar eñ el ño de los justos, ó por lo metradicional cambio de nos las empresas teiatrales no uos Jóvenes feministas sexos el solaz y recreo que tienen grandes vistas. demandaban su concurso; pede los espectadores, ro de tan largo silencio se ha confirieron al talento de Benavente la misión de entre despertado muy holgadamentenerles con algo bueno, de buen gusto, delicado, como te él simpático autor escricorresponde á la tradición de aquella casa y á los presii biendo El asistente del coronel, gios de tan brillante escritor. qne es un ingeniosísimo leeer Y efectivamente: Benavente acertó con un delicioso du rideau. El éxito, como los pasatiempo ingenioso, de gran sprit, creando un nuevo premios grandes de la lotería, Hombre de su genio harto teatro feminista con su reglamento y sus bases de conn unas veces caen bien y otras qne echa sapoa y ilagarto! titución formal y seria. En el Teatro feminista todo corre mal; pero en esta ocasión no á cargo de la mujer. Ella es autora, directora, actriz y ha podido acertar con persona más acreedora á él que público. Pero todo el plan acertado, feliz, de la directora Gonzalo Cantó, tan estimable por sus producciones del teatro, muere á manos de una conspiración, de la que literarias coson jefes dos abonados, dos petimetres que revolucionan mo p o r su á las masas, rom modestia. El piendo cóh la disci asistente del pliha, el reglamencoronel es una to y la constitución pieza h e c h a T a n delicdóéo con recursos apropósito sirve escénico 8 basra que las actricen tante hábiles, de la Comedia luzno s i e m p r e can elegantísimos legítimos; petrajes y para que ro como en el Carmen Cobefia ele teatro todo es ve lá copa del brin convencional, dia, cantando mejor es necesario que muchas tiplts admitir tamun número muy linb i é n en el Más apnrado que e 6 tá el teniente do original de Pnautor el emestán, la niña y el asistente. pleo de cierblito Barbero, padre Una muchacha gentil y airosa tas, libertades; y con un poco de buena voluntad, el que sube y baja muy presurosa. autor y. el espectador pueden entenderse fácilmente. Salvando con buena y piadosa intención algunas cosas, también de otro numerito que queda un divertidísimo juguete. Un coronel de los rehay en la obra, con buen corte y glamentarios de voto va! y (mil bombas! prohibe á sus exquisito sabor de couplets. oficiales que vistan de paisano; pero el teniente España, Carmen Cobeña luce un caprinovio de la hija del coronel, por complacer á la niña y por choso traje de originalísimo figuverse como está, se presenta de levita y pantalón de cua- rín, que avalora sus grandes endros en la propia casa del coronel, apro vechando la ausencaatos de mujer y de artista. En cia de éste. El coronel vuelve, y los incidentes á que dan la obra, como en todas las de lugar lú, oculBenavente, hay, como decía un tación y salescritor, ironía fina, de guante- vamento del blanco, sin duda para diferenciarteniente, son la de la ironía ordinaria. Pues prodigios de bien: ironía, sátira y todas las de gracia y muy la ley. ingeniosos. Esta ligera revista es lo que ha La señorita dado el año teatral en sus úLti Blanco y los mas. Veremos cómo pinta el re- Sres. Manso, cién llegado, y esperemos arma Altarriba, Caal brazj y escalpelo en mano. lle y OJariá, estuvieron feLuis GABALDÓ 2 Í l i c e s en la ejecuoioíl. una lección de toreo, verónicas y galleo. DIBUJOS DE ROJAS N aplaudiendo á la Cobeña Se uio ó de bronce ó peúá.