Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-í s? LA MANZANA Í l s higienistafS la recomiendan como la fruta más sana, JP embargo, tuvo la culpa de la perdición del hombre! Obraron pésimamente Adán y Eva comiéndola en el Paraíso; pero, en cambio, no hay quien no la conceptúe como un excelente postre. El mal, por consecuencia, no estuvo en que la comieran nuestros primeros padres, sino en que la comieron á destiempo. Hubiéranse almorzado primero á la serpiente, y con la manzana á manera de postre todo habría ido en el Paraíso con arreglo á los preceptos de Brillat- Savarin, y ajustado por ende á los cánones de la felicidad humana. iHe ahí los inconvenientes de alterar un menú! Un amigo mío, sacerdote por más señas, á pesar de la tradición pecaminosa de la manzana, ningún día del año deja de comer tal fruta, y es maravilla y gala de loa ojos ver su semblante plácido y sanóte bajo el antiestético sombrero de teja, semblante que está pidiendo una canonjía como otra manzana más. Agrádale á ese amigo mío preconizar las excelencias de la manzana como agente poderoso de la digestión y sano alimento del cuerpo, y recordándole yo en algunas ocasiones que su ponderada fruta faé la que produjo el consabido drama del Paraíso, respondíame sonriendo que aquella manzana bíblica que tal indigestión ocasionó, debía de estar indudablemente verde, y que cosa muy distinta les hubiera pasado á nuestros primeros padres si percatándose de aquello se hubieran tomado el trabajo de asarla. ¡No hay, decía con acento convencido, manjar que produzca tanto bien en el estómago como una manzana asada! Neutraliza los ácidos, corrige las flatulencias y aquí otra serie de alabanzas científicas de cura metido á médico, que ni en este momento recuerdo, ni creo figuren aun entre la larga serie de herejías que han conmovido las indestructibles columnas de la Iglesia católica. De todas suertes, el manzano es un árbol simpático. Se cubre de flores en la primavera, un poco después de los almendros, y como si éstos dijeran mirando el tapete verde que ya extienden sobre la superficie de la tierra las manos juguetonas de la Virgen: Hay una continuación s. Las flores del manzano son efectivamente blancas como las flores del almendro; éstas parecen copos de la última nevada; las del manzano, mariposas del próximo verano. Bien dicen que ¡m íxT