Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El garbanzOj rival del bacalao, va sosteniendo á las masas, que no comen garbanzos por culto patriótico, no señor, no hay que creer eso, sino porque no pue den comer otra cosa. Cosechas enteras nos comemos todos; y si fuera posible calcular la cifra de kilos de garbanzos que se consumen al afio en España, espantaría casi tanto como la del presupuesto del Estado; y cuidado que ésta es para ponerles los pelos de punta á los cofres! Dicen que es la base del arreglo de una casa. -Porque es lo que yo digo, repite Doña Susana, la viuda del hidrógrafo; en teniendo una su cocidito, ya se puede decir que tiene bastante. Yo le pongo siempre su poquito de azafrán para que le dé gusto á la sopa, y cuando estoy delicada, su buen cuarto de gallina Pero hay que andarse con mucho tiento, porque con ser el cocido plato ibero de gran recurso, en cuanto se le ponen cosas que le dan el título de ilustrado, es plato carísimo. En casa del recontralmirante, el que ha vuelto de Cuba hace un año porque le sentaba mal el clima y se le había perdido el mapa, comen un cocido que Ueva en sí: Garbanzos. Chorizo. Cangrejos. Carne. Tocino. Patata. Jamón. Cardillos. Gallina. Y salsa de tomate. Oreja 1 De donde resulta que cada garbanzo le sale á catorce reales! El garbanzo, como la forma poética aquélla, está llamado á desaparecer, ¡pero aún falta mucho! Cuando lleguemos á la cifra de quince millones de habitantes que no sepan leer ni escribir, y á que los límites de España queden reducidos al recinto de Castilla la Vieja, entonces, entonces habrá hecatombes de sacos de garbanzos, y las masas, en vez de pan y toros, pedirán pan y chuletas, y saldrán las poblaciones á pisotear los sembrados, arrepentidas de haber comido en un siglo tal cantidad de fécula estéril, y comenzará la regeneración nacional, y los garbanzos se usarán m fl: metralla que acabe con los enemigos de fuera y con los de dentro, ¡que son los piares! EusBBio BLASCO I U M COTIAS