Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IvOS KXIXOS GONZALO DE CÓRDOVA ÓPERA ESPAÑOLA EN TRES AOTOS Y UN PRÓLOGO, L I B R O Y MÚSICA D E L MAESTRO SERRANO Bien puede estar satisfecho de los aplausos recibidos Aunque la obra no tuviese otros motivos muy justos la noche del estreno de Gonzalo de Córdova bu autor el y muy dignos de aplauso, bastaba la justeza de aquel maestro Serrano. ambiente, la habilidad del compositor al basar en aires Y satisfecho porque esos aplausos, al premiar su acer- populares españoles la mayor parte de su éxito, para tadísima labor musical, son la mejorj recompensa para aplaudir á Serrano y alentarle en su piadosa tarea; que su heroica tentativa de no andamos muy sobratrasladar á la escena IfSTM y dos de hombres de buedel Eeal la ópera castina voluntad y de crite zamente española. rio artístico tan sano. Ya en otra ocasión, Así como no he escaen Irene de Otranto, intimado el elogio al comtentó el aplaudido maespositor, porque es metro la empresa que hoy recido, en cambio tengo ha llevado á cabo eon que reconvenir al libremejor fortuna. Efectivatista por haber acomo. mente; del autor de Midado á la música asuntrídates y Juana la Loca to tan m e z q u i n o de al de Gonzalo de Córdoproporciones tan reduva, xa. y grandes y muy cidas. Yo no sé por qué notables diferencias que de poco tiempo á esta señalar en los años que parte muestran tan demedian d e s d e una á cidido empeño loa comotra época; del ayer al positores en confecciohoy h a adquirido mayor narse sus libros, olvivigor musical; el consdando que aquello que tante e s t u d i o en las se escribe se canta y se obras maestras han da- oye, lo que da lugar á do á su excelente temfrases como las de una peramento de composipopular zarzuela: Onotor mayor solidez y mefre, sacad cofre; Salud jores bríos. Y así puede al noble pueblo de Calaverse en el dúo de amor tayud, y Este pafíitelo de Eiii- ique y Elvira, de encarnado á Dolores he grandes proporciones, comprado, exigencia que ancho, una de las piezas coloca en el caso al perverdaderamente culmisonaje de tener que sanantes de la obra. car un pañuelo de ese miamo color al decir la Son también muy nofrase, porque si no es tables el raconto del. encamado, i Dios mío, lo acto primero, hermosa i A que pasaría 1 Bien están lamentación de Mendo los músicos con sus coral cantar la muerte del GONZALO DB GÓBDOVA (8 r. Blanckart. cheas y los libretistas héroe, y la escena del juramento al, entregar Gonzalo de Córdova al príncipe con sus versos, porque es lo mismo que si los autores de heredero de Sicilia mediante la rendición de la ciudad; la letra se empeñaran en hacer la música. ¡Habría que n el acto tercero, la entrada de Elvira en el convento es oiría! Una cosa es que loa múaicos marquen al libretista una página musical de extraordinaiio realce: la simpá- las situaciones musicales donde y cuando pueda convetica figura de Elvira al entonar su último canto, en el nirles; pero de eso á escribir versitos, hay un abismo de que van todas sus ilusiones, sus amores perdidos, todo ripios. Y doyfinrenovando mis aplausos al compositor lo que detrás queda de la infranqueable verja conven- y felicitando á Blanchart, tan ioteligente, tan maestro tual; los severos y reposados acentos del órgano, la suave como todo lo que interpreta, luciendo su irreprochable plegaria del coro, completan tan acabado cuadro, uno de escuela de canto y vistiendo el personaje muy justamente. La Gilboni y Angiolotti confirmaron en esta obra ser los máa felizmente interpretados por Serrano. Loa bailables son también de buen gusto, bien encaja- los predilectos del público del Real. dos y de gran colorido; la nota mejor sostenida en toda Mi enhorabuena á Luis Paiís, que tan espléndidala ópera, el ambiente español que domina todas las fra- mente supo poner la mise en scéne de Gonzalo de Córdova. ses y todos los momentos.