Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÜSOBIPOIÓN lli.i M) iD Pxkimcua ünmu. -t p aet irimaatio... -1 ARO... i s t ú t l KWtJJ BO XBmtftsraAaoff: nonm, Serricto aftmlalitratlvt) -pemiacecíte MfiatílO SUELTO O CÉNTIMOS CnOÍV C: 4 DEL DtJl EL E DIARIO í. SÁNCHEZ GL ERRA TCLÜMNO LOS mmsi mi nm m ws Ñ B ¿CC CU: FíSBi POLÍTICO. LITERARIO Y XJE NOTICIAS uinctfta SÍIEI. TO 5 cnraaos nnurmniáfiívcoTiin ¿ico dabi tañer en cnatita cuSl BU trüjiina y 1 ueínade nantütuldoi ei Kiion sacreU lea SBüaroi I bflbUtaJiaqeo t i la. pnre no eu 3 B rfflS, l0 ci él, yo, da Axaú- íoi, ya d IcíIiiWPoii pero w su pilbliob; y esto as, sin onibargo, ton lo qaa j (leu bien? p n c leestiltr il en Dilnrtbis eamo pMjn tacjas y flüfe ein i uo dó cuontd il 6,11 -IDjlJIllOlB menee Eo onenta aquí. Nin íún ai tioolo ponocijcolarijoetdeaitnebiete, j Cr M, sin deíu, tUñffáiSSS. dístÍMi, ú uisre llagar I blanca y herir, pueda j S e roji Zo en la lutnbj do u aiídre, porqu a toiut las iateroradosoa I I boblsra miUc I ON sólo anunciarse la aparición de cualquier periódico, una plaga, una verdadera nube de insoportables pretendientes se echa encima de los propietarios, del director, de los inspiradores y de los amigos y deudos de Jodós ellos. El que no conoce por sí al jefe de redacción encargado de escoger el personal, no descansa hasta lograr infinitas cartas que le presenten y recomienden. Todos son ofrecimientos, súplicas y compromisos. Hecho éste ta- ncierto que resulta el más saliente en la fundación de un diario, sólo se explica porque todavía hay muchas, pero miichas personas que, como en tiempos de Larra, se preguntan á menudo, sintetizando en esta frase sus más halagadoras aspiraciones: ¿Cuándo seré redactor de periódico? Y si la flamante empresa que va á explotar el negocio tiene dinero, como sucede con la que se ha constituido en Madrid entre los amigos políticos de Gamazo para publicar El Español, ¡ah! entonces las rivalidades, los empeños, las solicitudes no tienenfin. Y ae da el caso de que el que no dispone de cabeza para redactar cuatro líneas, ofrece los pies, que en buen estado y hábilmente movidos constituyen la más firmé base de una rápida información. El director del órgaiio gamacista es hombre deinasiado ducho en estos asuntos, y ha prescindido de compadrazgos. Por cientos se le han brindado los escritores y los simpóles reporters, pero él, atento únicamente á los intereses de la publicación, ha coiistituido un cuerpo de redactores con gente seria, solicitada, que ha, sido preciso Uaníar, que no es la que briiñda sus servicios como las aínas de cría. Sánchez Guerra, una de las figuras más salientes de la juventud política española, ha sabido de esta suerte reunir bajo su dirección elementos periodísticos de primer orden. Como redactor jefe á Soler, de gran abolengo en la prensa, conocedor COIQO nadie de los secretos y triquiñuelas de nuestros gobernantes. Quejana, malísimo secretario particular, pues tuvo la poca fortuna de serlo hasta hace poco que murió el personaje á que servia, es, en cambio, periodista muy experimentado é inteligente. Tiene á su cargo lo que es su especialidad: la información, secundándole en estos trabajos López Allué, R. Gil, Tabanera, Matienzo, Necarino y Gascón. La parte literaria, crítica de teatros y de libros, crónicas, etc. está en manos de dos reputaciones ya hechas y sólidamente cimentadas: Salvador Cañáis, que se singulariza por su brillante estilo, y José de Roure, cuentista inimitable y cavsewr ingeniosísimio. Lleva las oscilaciones dé la Bolsa Astudillo; hace la revista dé los Tribu nales Alcaide Zafra; la señorita S. Núfiez Topete describe á las lectoras las modas y cultiva, al mismo tiempo los tetíiás religiosos; un jefe del Ejército trata las cuestiones militares, y Tomás Lucefio escribe versos intencionados EL DIEBCTOE KN SU DESPACHO G