Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I i I i i n l t r i i 1 i- i- j ii- ii, ii ir lili l i i y l i l i i i i i i I I i II ii i- j ii- 1 l I ri ii 11 pi i) iii i- n un iii i i it ii I I iliii i -11 I III ir 1 C fl t 11, M II i i Mi i: ii itii l r. iniMi lii ir i i- 1 I iiin ip lii nlll- ¡Í IHI IU I I l I 1,1 de guardia en su gallinero. Canto de provocación, valiente como el del gallo, que, llegando al corazón, hace temblar al león y relinchar al caballo. Mezcla de queja y rugido, amorosa serenata ó himno marcial y aguerrido, la hermosa jota retrata el pueblo donde ha nacido. Noble y puro en el sentir, rudo y franco en el hablar; si hay razón para refiir, cantando sabe matar, cantando sabe morir. Del desastre ó la victoria la jota deja memoria, y en sus coplas palpitando, hay páginas de la historia que al cielo suben cantando. Sobre la débil muralla que el duro hierro destroza en la desigual batalla, sonó alegre la Rondalla del sitio de Zaragoza. Una copla aragonesa, lo que nadie osó cantar sólo en dos versos lo expresa: la Virgen del Pilar no quería ser francesa h Asi la copla cantó llena de fervor cristiano: dijo su Virgen que no, I y con eso le bastó al pueblo zaragozano! ¡Sublime fué la derrota 1 La sangre que ardiente brota el santo pilar salpica; de entonces, la JPilarica tiene su Salve: ¡La Jota! (La jota zaragozana! Santa salve que embelesa á la Virgen Soberana: