Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA MURALLA DllAM- A EN TRES ACTOS Y KN PROSA, ORIGINAL DB D. FEDERICO OLIVBR, ESTRENADO EN EL TEATEO DE LA COMEDIA i r í ACTO I. -Uu señor Duquu alieionuilo laa JioUas Artuii lia maudado construir en su palacio, por consejo de Balsa de la Vega, una capilla gótica del orden de Muriel. Entre los obreros figura un tal Miguel, que por un quítame allá ese escoplo la arma con el primero que se presenta; con el mismo maestro, que le tiene su miaja de tirria. En una de éstas se presenta el Duque acompañado de su hija y su prometido, y por el mal genio de Miguel deduce que lia dé tener mucho talento. Al Duque le gusta el desenfado del mozo, y se decide á protegerlo, porque el muchacho tiene unas manos para tallar que Iválgame Aguileral no hay en el taller otro. El Duque consigue llevarse á Miguel, cediéndole un gabinete con alcoba en su mismo pa cio. ACTO II. -Miguel debuta como escultor haciendo un busto de Matilde, la hija del Duque. En tanto Miguel acusa con el buril loa rasgos de Matilde, ésta refiere á su papaíto de su alma un cuento de los Keyes Magos. Al buen Duque se le cae la baba y los pergaminos oyendo á su hija, porque no conocía ese cuento, y hace mutis con cierta habilidad para que Miguel y Matilde se queden solos, que es lo que el autor deseaba. Matilde aprovecha la ocasión para contarle otro cuento á Miguel, y éste, por no ser menos, dice también su cuenteciío, y de tanto cuento sacan en limpio que Miguel adora á Matilde y Matilde á Miguel. I ACTO III. -El pobre Miguel, del palacio del Duque se ha trasladado á la buhardilla del Moiama, un obrero gótico como él, con tan buen corazón como buen vino. El Duque, al saber los amores de Miguel en Madrid, le echó de casa, y Matilde se muere sin su Miguel, que después de mirar cómo está la noche, por la ventana se lanza á la calle, y atrepellando á la servidumbre entra en la alcoba de Matilde, que ya está en las últimas, y al verle muere por el procedimiento del magnesio, instantáneamente. El padre, el gran Duque, pide el cadáver de su hija, Miguel pide el alma, y el público pide que salga el autor. G. DlBOJOB DE ROJAS