Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
anmenta y corrige en más de 23,000 adiciones y enmiendas, contení endo nn a gran riqueza de vocea nuevas, correspondientes á las Cientias naturales y exactas. La, Academia consta de treinta y seis académicos de numero domiciliados en M a d r i d veinticuatro correspondientes espacióles, y académicos honorarios y correspondientes extraiíjeros. Son académicos de número actualmente, por orden de antigüedad: don Juan de la Pezuela, conde deCheste; D. Leopoldo Augusto de Cueto, marqués de Valmar; D. Eamón de Campoamor; don Juan Valera; D. Enrique de Saavedra, duque de Eivasr. D. Cayetano Femán dez; D. Gaspar Núñez de Arce; D. Eduardo Saavedra; D. Emilio Alcalá Galiano, conde de Casa- Valencia; D. Emilio Cautelar; D, Mariano Catalioa; D. Marcelino Menéndez EL SALÓN DE y Pelayo; D. Víctor Balaguer; D. Alejandro Pidal; D. Miguel Mir; D. Eduardo Benot; JD. Francisco Commelerán; D. Antonio María Fabié; D. Francisco Silvela; D. Miguel Colmeiro; D. Francisco Fernández y González; D. Santiago de Liniers; D. Man u e l del Palacio; D. José Eehegaray; D. Luis Pidal, m a r q u é s de Pidal; D. Eug e n i o Selles; D. C i p r i a n o Muñoz y Manz a n o conde de la ViSaza; D. Benito Pérez Galdós; D. José María de P e r e d a D. F e d e r i c o Balart; D. Segismundo Moret; D. Isidoro Fernández Plores; D. Daniel de Cortázar, y D. Emilio F e r r a r i elegido en la última j u n t a de la C. írpoEL SILLÓN J ración. De estos señores, ejercen cargos académicos los siguientes: d i r e c t o r el Conde de Cheste; secretario perpetuo, D. Mariano Catalina; censor, don Gaspar Núñez de Arce; tesorero, el Marqués de Valmar; vocal adicto á la C o m i s i ó n administrativa, D. Eugenio Selles, é inspector de Publicaciones, D. Marcelino Ménendez y Pelayo. Los famosos sillones de la Academia fueron en su origen veinticuatro, señalados cada cual con una letra del alfabeto de mayúsculas. Los doce sillones restantes fueron agregados por Real decreto de 184 7, y están señalados con las doce primeras letras minúsculas. Puede decirse que cada sillón tiene su brillante historial, -formado por los nombres de las ilustres personalidades que sucesivamente le han ocupado. De todos los sillones, EHCBPOIONSS acaso el más envidiado es el sillón J, al cual podemos bautizar con el hombre de sillón de la longevidad En efecto, mientras todos los demás cuentan en su historia con larga lista de poseedores, el sillón J no ha tenido más que cuatro dueños desde elafio 1713 hasta la fecha. El Duque de Montellano lo ocupó hasta 1763; el Duque de la Roca hasta 1813; desde esta fecha hasta 1857, D. Manuel José Quintana, de quien es heredero en la Academia el Marqués de Valmar, actual poseedor del sillón J. Entre los trabajos literarios que la Academia ha sacado á luz, y cuyas ediciones se han agotado, han sido los más notables el Diccionario de Autoridades, en seis tomos, publicados desde 1726 á 1739; lamiagnifica edición del Quijote hecha en 1780, y otras tres de la misma obra en 8, en los años de 1782, 1787 y 1819, acompañada esta última de la Vida de Cervantes, escrita por el académico D Martin Fernández de Navarrete. También merecen particular mención el Fuero Juzgo, publicado en 1815, con el texto latino y castellano; las Cantigas de Santa María, del i ey D. Alfonso el Sabio, y los tomos 1.0, 2 o, 3.o 4.o 50 6.0 y 7. de las Obras de Lope de Vega. Luis BERMEJO Fotografía. Franzeii UN POETKEO