Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Felipe V, el primero de los Borbones, fué el fundador de la Academia en 1713. Se instituyó con el fin de velar por la conservación y esplendor de la lengua castellana, ocupándose asiduamente en la confección del Diccionario vulgar, Gramática de la Lengua, Diccionario de sinónimos y de la rima, y colección de obras clásicas de la literatura española. José I refundió las dos Academias dé la Lengua y de la Historia; en 1848 se establecieron las bases por que hoy se rige, y sus Estatutos y Eeglamento no se han modificado desde los años 1857 y 1861, en que fueron dictados respectivamente. La Acá demia Española tiene por sello y divisa un crisol puesto al fuego con la siguiente leyenda: iLimpia fija y da esplendor. Por espacio de muchos años estuvo domiciliada en la calle de Valverde, núm. 26, hasta que en l.o de Abril de 1894 se inauguró solemnemente su casa propia, edificada en las inmediaciones de San Jerónimo el Real y formando un edificio aislado entre las calles de Felipe íV, Moreto y Alarcón. El palacio de la Academia es de dos pisos: su fachada principal, de severo aspecto, ostenta un bonito pórtico con columnas de piedra blanca, sobre el cual se destaca en letras doradas la inscripción siguiente: B al Academia Española. El pórtico da acceso á una suntuosa escalinata también de piedra blanca, y de éste arranca la escalera principal, toda de mármol y verdaderamente magnífica. La mayor parte del piso principal ocúpalo el salón de sesiones, que es muy espacioso, rectangular y adornado con sencillo y delicado gusto. El estrado para los académicos elévase un metro sobre el pavimento, y bajo el, dosel está el retrato del rey D. Felipe V, fundador de la Academia. Desde la entrada del salón corre á algunos metros de altura una ancha tribuna pública. Lo r e s t a n t e del piso principal lo ocupan el salón de sesiones PAPELETAS AÜTÓGEAFAS PAEA BL DICCIÓNAEIO DK LA LENGUA ordinarias, el de comisiones, archivo y otras dependencias La biblioteca es muy buena, espaciosa y ventilada. Dados los fines de la Academia Española, compréndese que los trabajos más importantes de la corporación corren á cargo de la comisión del Diccionario, presidida por el ilustre hablista D. Juan Valera, y en la cual figuran además los académicos de número Sres. Saavedra, P. Mir, Commelerán y Balaguer y el académico correspondiente D. Agustín de la Paz Bueso y Pineda, que ejerce de ponente, y que es una verdadera autoridad dentro de la casa no sólo por sus profundos conociríiientos lingüísticos y etimológicos, sino por su larga práctica en el difícil y loable trabajo que tiene sobre sí. Forma la comisión del Diccionario un organismo aparte dentro de la Academia Española; sus sesiones son independientes de las celebradas por toda la Corporación, y sus tareas consisten en el estudio, admisión y ordenación de las papeletas con que poco á poco va enriqueciéndose el Diccionario oficial, merced al constante trabajo de los mismos académicos, de los correspondientes y de muchas personas que siendo extrañas á la Corporación han contribuido no pocO; á aumentar el caudal de palabras del Diccionario. Actualmente ocúpase la comisión en confeccionar la décimatercera edición del Diccionario, por haberse agotado rápidamente la anterior, publicada en 1884 Los trabajos para la nueva publicación van muy adelantados, pues habiendo de constar el Diccionario de 66 pliegos de impresión; está yá terminado el pliego 60, que llega á la letra T. Para comprender la importancia de la nueva obra y el progreso EL SBCEKTAEIO PEEPEXUO D. MARIANO CATALINA qtie representa sobre la edición anterior, baste coasignar que la e o s CSIFOKME DE ACADÉMICO