Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Yo elegí ese de la Libertad, y escribí lina: oda; Recuer- to. Y yo dijei iPties voy á subir. No quería dejarme, pero he subido, y Ansúrez me ha traído hasta aquí por do qtíe empezaba así: muchas salas, de la mano. CÁMBEOS (contentó) Ah, pilletel Ya sabes mandar ¡Salve, madre adorada de los piteblos i en todos, hasta en el abuelito. FELIPE fór MMóso; -Y también sé firmar; por eso me No, de los pueblos no, porque no eneontré él censojáante. Tave que volver á escribir el verso de este modo: han mandado de premio al teatro. CÁMBEOS. ¿Que sabes firmar? IA que nol FELIPE. -Mamá me ha ensefiado. ¿Quieres ver? ¿Ver- ¡Salve, madre diz de las naciones I dad que 8 Í 7 (Subiéndose al sillón dé la mesa de despacho y arrodillándose en él. Qué pluma tan a n d e l Firmaré Yo ya sabía por aquella época que todas las odas tie- aquí; verás, verás. (Escribiendo. Efe, e, ele, i, p, e. (Pro nen que empezar con SalvelY me concedieron laflorna- ntmciandolentamente. Fe... li... pe... (Condiredetriuntural (Animándose) y elegí á ella, á mi adorada, por reina ybJ ¿Ve 8? de la fiesta; y cuando en aquel destartalado teatro provinCAMÉEOS. -Sí veo. Unas letras preciosas, aunque un ciano, que olía á moho y decoraciones viejas, después de poco graíides y algo torcidas. (Besándole) Pero está muy leer yo conmovido mi oda á la Libertad, avanzó, tefiida la bien, mxiy hien. (B arando en el p el donde ha firmado. cara de rubor, incierto el paso y agitado el pecho, la reina jCaramba, bnenalá hiciste I de la fiesta, por mis versos entroniza; da, á ocupar su soFELIPE (astístado) -iYoí lid del escenario entre los aplausos de la multitud y la CÁMBEOS. Has firmado un Real decreto de la Presimarcha triunfal de la orquesta yo sentí lo que no he sen- dencial tido ñúncá, ni cuándo mé han aiilamado después las mulFBLiPE; -r ¿Y eso es malo, abuelito? titudes, ni cuándo sé h a desplomado sobre níí el aplauso QATÍBEOS lé las tribunas; sentí un orgullo inmenso, una alegría sean hacerlo (riéndose) -iQué- ha de serl ¡Poco qué demis herederos I loca de mí mismo, un placer que acariciaba mis entrañas. FELIPE. -Tus herederos, ¿quiénes son? ¿Los guardias Me creí grande, mé hallé dichoso. Gocé esa dicha de vivir civiles que hay abajo? que, como el rayo, nunca cae dos veces sobre el mismo CÁMBEOS risa) -No, monín; mi hombre. (Larga pansa. ¿Y eso también me disputarán heredero, mi (besándole con cara detú. Para ti mi casa, mi único heredero, eres mis herederos? Piies aquella oda á la Libertad, mala ó mis buena, era toda mía, como este pturtido que yo formé y hacienda, Tiene honores, mi partido, mi jefatura, j todo I (Aparte) seis años; para cuando pudiera reemplarobasteci en horas de pelea y de amugura es todo mío. zarme Soy su jefe, porque lo he creado, y esta casa es toda mía FELIPE. ¿Y el coche con galones? mienti- as mi partido gobierne. Y este puesto preeminenCÁMBEOS. -IY el coche tambiénl Ea, vamonos á te y único es ini puesto. No, nadie me heredará en vida lo que en vida gané. No soy tan generoso ni tan grande FELIPE (palmeteando) ¿Juntos? coido Carlos V, que asistió á sus propios funerales. (No CÁMBEOS. -Sí, y cogidos de la mano. Anda, Felipín, abdico, no tengo, no reconozco herederos) (Poniéndose de angelote, heredero mío. (Abriendo la puerta. Salgamos. pie al oir abrir la puerta del despacho. (A Ansúrez que se pre ¿Quién es, Ansúrez? senta. A n s ú r e z me FELIPE (entrando tímidamente) -Soy yo, abuelito. ¿Ver- marcho á casa con mi dad qué no te incomodas? heredero. ¿Lo oye usCAKBBOS (reponiéndose) ¿Incomoá rme yo, monín? ted? (Con mi único heDame un beso. ¿Pero de dónde vienes? redero I- -JHJWM. FELIPE (palmoteando) -Vengo del teatro. Mamá me ha mandado al teatro con Ramón, como van otros niños, al teatro por la tarde. Y he visto, y he visto... ya te contaré lo que he visto. Cosas de mucha risa Cuando pasamoÉi por aquí me dijo Ramón: Ahí estará el abueli-