Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
v. v. rí. W Aay de arí 3.0 ÍV- l.o Cuando su tibio postrer reflejo á Madrid Febo lanzando está, nuestros ministros á Consejo van por la calle de Alcalá. Llegan como almas que lleva el diablo, ¡qué más quisiera que eso el país! y en cuanto topan á Cruz (D. Pablo) ya le preguntan: ¿Qué hay de París? -Yo no sé nada, Cruz les responde; el Presidente se lo dirá. -El Presidente, ¿dónde está, dónde? -Fué á la Moncloa, pero vendrá. ¿Vendrá? -Vendrá, ¡y sabe Dios la cara que traerá! Sacan al punto sus cajetillas los consejeros de la nación, y también cajas de cerillas de los bolsillos del pantalón. Cigarro en boca, por la costumbre de chupar algo sobre el país, muy cortésmente se ofreceu lumbre y se preguntan: ¿Qué hay de París? -Yo Dd sé nada, todos contestan; el Presidente nos lo dirá el Presidente, que, según cuentan, fué á la Moncloa, pero vendrá. ¿Vendrá? -Vendrá, ¡y sabe Dios la cara que traerá! 4.0 Mientras regresa el Presidente de ese paseo al que es tan fiel, cada ministro bace hábilmente su pajarita de papel. Y si uno pide, porque le prueba, agna con muchas gotas de anís, al ordenanza que se la lleva va y le pregunta: ¿Qaé hay de París? -Yo no sé nada, contesta el hombre; el Presidente se lo dirá. -Ya su tardanza no tiene nombre. -Fué á la Moncloa, pero vendrá. ¿Vendrá? -Vendrá, ¡y sabe Dios la cara que traerá! í l iñ mí Al fin se escuchan sonar los timbres; las pajaritas de papel caen á unos cestos hechos de mimbres, y los ministros gritan: ¡Es él! Llega Sagasta, baja del coche, por la escalera sube en un tris, y antes que el hombre se desabroche ya le preguntan: ¿Qué hay de París? -Yo no sé nada, Sagasta afirma; Montero Ríos nos lo dirá cuando regrese, con ó sin firma, del Quai d Orsay, donde ahora está. ¿Vendrá? -Vendrá. (Refrán á coro) ¡Y sabe Dios la cara que traerá! GiNÉs DE PASAMONTB Wi! i b lililí ill Mi. j