Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MR. DON JUAN TENORIO Obra en oirioo actos y sieta cuadros, da B, José Zorrilla, estrenada con éxito extraordinario en el teatro de la Eennaissanoe de Paría KESEÑA DE MB. DE CAKAllD, PERIODISTA FKANOÉS Mr. Tenorio eatrat daña un reataurant de Sdvilia tenido por Lillas Pastias, el restaurateur de la Carmen de Bizet, y demandat á Lillas, sin quitarse el manteau, si podrá darle de comer, pues segÚQ dice en un hermoso verso español que ha devenido célebre en el país vecino, J ai une vraie faim de chien. Este es el primer verso que los maestros de escuela espattoles enseñan á sus petits élóves. Se sienta Mr. Tenorio á la table, y el restaurateur le entrega la carta para que elija su diner, pero le monde que pasa gritando por la calle no le deja formar su menú, y Mr. Tenorio ICuál gritan esos mandites; pero mal foudre me parte si en termicant cette carte no pagan tres cher ses gritesi 1 Apenas termlaa Mr. Tenorio son diner, entrat dans le restaarant D. Luis Mcjía y le deuiaudac is il á bien diñé. Mr. Tenorio répond que Lillas le ha dado una comida de chanoine, y que regarde la table vacía. Mr. Mejía le hace la réplica que si habiera comido pava (dinde) como él, se hubiese chupó les doigts de plaisir. Mr. Tenorio afirme que él comerá aussi de la dinde. Cuestionan ambos, llegan los gendarmes de ville, y prenden á Mejía por no haber pagado su dinde aux truffes. Mr. Tenorio, cumpliendo la parole empeñé á Mejía, va, según antigua habitude española, á pelar la dinde antes descomería, porque en España nadie come avec plumes ce petit animal. A todo esto, la carte del restaurant de Lillas la ha portado á un convento una vieja mujer, dueña de la Abbaye, y se la enseña á Doña Inés, á la cual se le hace del eau daña la bouche. La vieja mujer le dice que ella apelará á Mr. Tenorio para que la porte á comer les ecrevisses dans un cabinet particulier. Doña Inés dubita por sus votos á la religión, pero en esto entra T) Jean y Doña Inés, que se sentía plié, tombat bostezando. Mr. Tenorio la prend y la emporte. El Comendador (Grand Mangeur) padre de Doña Inés, les sigue para comer les ecrevisses restantes,