Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DEPÓSITO DE LOS HACHÉEOS EN VÍSPERAS D E DIFUNTOS La fisonomía del cementerio no es) a de siempre durante los días últimos del mes de Octubre. Por donde quiera se observan preparativos para la festividad que se aproxima, y que la Iglesia titula Conmemoraeión de los Fieles Difuntos! El conserje no da abasto á los pedidos de cera, se cansa de poner inscripciones á las tablillas que han de colgar de los hacheros, y se vuelve loco con tantísima gentí que acude á poner en las sepulturas coronas, flores, cintas, retratos y emblemas. Aquello CB un diluvio de peticiones; solicitudes y de quejas más ó menos fundadas. Un sefior de grave aspecto dirige una súplica fervorosa para que se le consienta limpiar el cristal que cubre el ni cho de su hijo. EL CONSEEJK DEL CttMENTEEIO De pronto, una vieja enclenque, llena de arrugas y que casi no puede andar, se enfurece y rabia porque no está bastante limpio su panteón, es decir, el desu fimilia, pero que ella llama suyo, creyéndose sin duda con todas las de! a ley para ocuparlo. Menudean las licencias para obras y reparaciones. Los marmolistas trabajan más que de ordinario. Hay pintores dando la última mano á las verjas y barandillas que la acción del tiempo tenía descoloridas y mohosas. Algún carpintero renueva la 8 íncil a cruz d e palo que, ya rota y deshecha, BL CÜEA y EL S A C R I S T I Í I se esconde con modestia entre los cardos y ortigas silvestres. Por todas partes trajes de luto. Varias señoras llegan ante un artístico mausoleo, se arrodillan, y llenas de devoto recogimiento pónense á rezar. Djspués comienzan las faenas de decoración y arreglo. Con los mismos pañuelos empapados de lágrimas frotan él blanco mármol del monumento. AKEBGLANDO UNA FOSA