Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LLEGADA DE LOS MARINOS El arribo á Santander del vapor inglés conduciendo al almirante Cervera y marinos á sus órdenes, era esperado, más que con interéSj con verdadera expectación, ante el temor de que cualquiera medida imprudente de la autoridad ó cualquier indiscreción que turbara la santidad del dolor público vinieran á producir desórdenes algo más graves que los últimamente ocurridos en Vigo y en las estaciones de Redondel a y Béjar. No ha sido así, por fortuna: la llegada de los marinos á Santander y luego á los puntos de su destino ó residencia, ha sido acogida con silencio solemne y respetuoso, distante por igual de manifestaciones de aplauso que serían extemporáneas, y de explosiones de disgusto que hubieran resultado descorteses é injustas. Al anochecer del 20 de Septiembre último, el vigía de Santander divisó al vapor City of Borne, que fondeó á las nueve de la noche en la ensenada del Sardinero, Las operaciones de desembarco se dejaron para el día siguiente, pero aquella misma noche pudieron pasarla en tierra española el general Paredes, los señores Chacón y Enlate y algunos oficiales de Marina. Todos recorrieron la población y estuvieron en el Suizo, sin recibir por todas partes más que expresiones de curiosidad y respeto. Venían en el vapor el almirante Cervera, CÜBIBEIA DEL VAPOE INGLÉS CITY OF EOME 322 jefes y oficiales y 1.352 marineros, de ellos 200 enfermos y heridos, la mayor parte en convalecencia, con la excepción de un enfermo grave. A las cinco de la mañana del día siguiente comenzaron á acudir al muelle de pasajeros ios marinos que fueron á Santander en espera de sus compañeros. Todos iban de uniforme, menos el Sr. Díaz Moreu. Una hora después embarcaron en un remolcador, dirigiéndose al costado del City of Borne, que permanecía anclado en la ensenada del Sardinero. Cuando la Sanidad del puerto salió del barco, que traía patente limpia, subieron todos á bordo, produciéndose entre los marinos conmovedoras escenas. El almirante Cervera se negó á celebrar interviews, diciendo que no hablaría sobre lo pasado más que ante el Consejo Supremo. -Allí- -añadió expresándose con mucha vehemencia- -diré todo lo que. he callado hasta ahora. A las nueve de la mañana coinenzó el desembarco de la marinería, efectuándolo penosamente por la escala de gato. Tres gabarras y el vaporcito Cuco faeron conduciendo al almirante, oficiales y marine MAEINEEOS EEPATEIADOS ESPEEAKDO EL TKANSBOEDO Á LAS GABAEBAS