Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
dio que bailar con él; pero eso sí, baila como laá propias rosas, grave y solemne, con una seriedad digna de un protocolo, como el que se hace cargo. Porque él no va á las Ventas más que á eso: sus bailecitos de sociedad, sus mozas, y ¡ándele usted por el mundo 1 como él dice, y buenas van las máscaras I Después, y aprovechando un descanso del baile, deja á la pareja y sale á re- frescar en el próximo mer e n d e r o no f a l t a n d o un amigo que al verle le diga; V t CAMINO DK LAS VENTAS Tiés la primer suerte pa enloquecer al sexo bello I- -Ya lo ves; ahí la tienes hecha una yema. Y es que para las mujeres soy más infalible que la denticina. ¡Lo saben las madres, no digas más I El hortera, el tan calumniado hortera, desde el momento que cierra la puerta de la tienda el sábado por la noche, es un hombre feliz. No se abre los domivgos. Con qué gusto lee estas palabras! qué simpático le parece este letrero! En la semana, me decía uno, debía haber dos domingos por lo menos. Y se comprende. El domingo bien temprano se levanta mi hombre, se viste con lo mejor que tiene, uno de los dos trajes que le da al año su principal, se afeita, se corta y hasta se riza el pelo, se frota los sabañones con lija como si limpiara una armadura, se coloca una flor en el ojal y compra un puro, el ideal de la felicidad; en el humo de aquel cigarro van las venturas y las ilusiones de siete días de mostrador. El hortera, sin embargo, ha seguido otros derroteros: huye de las criadas, tiene otras aspiraciones, y en lugar de ir á las Ventas ó al Puente de Vallecas, como antes, va al teatro á ver dramas, que es lo que más siente; f í 1 I I- I lli I I t! PUBNTB DENLOS FEASTCESBS i? la afición dramática; de ahí que se formen en el comercio tantas sociedades de aficionados con títulos bien expresivos: Los colaterales de Máiquez, sociedad dramática; Los nuevos moldes, jóvenes modernistas, etc. Sin embargo, los hay del antiguo régimen, y para esos nada más seductor que el Tío Vivo y la Montaña rusa. Y son felices. Soldados, criadas, modistillas y dependientes de comercio tienen un día bueno, abierto por entero á la juventud y al amor. No todos pueden decir lo mismo. LUIS G A B A L D Ó N EN BL PUBNTB DE VALLECAS F tograjias IHgoyen