Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS DE MI CAETEEA ODOS los pueblos cercanos á esta capital, celebran durante el mefs de Septiembre sus tradicionales fiestas, y mintiéndome espontáneo repórter, con la cartera y el lápiz he recorrido no pocas villas y aldeas estos días, apuntando, lo raro que he visto en ellas, y lo traslado á estas planas para que ustedes lo sepan. T y Yülasoplón de los Condes, diez de Septiembre. Hay gran fiesta. Oficia en solemne misa el padre Cantalapiedra, y la toca un chupacirios que, á falta de órgano, emplea la bandurria. Su sefiora, por ganarse una peseta, y por no haber quien se presté y aunque está fuera de cuenta, mueve y mueve el incensario junto al altar. Gran sorpresa I De pronto desaparece. Cruza un monago la iglesia y corre á casa del médico y le dice: A 1 templo venga, que está el sacristán de- -Parto hacia allí como una flecha (responde el doctor) Del hecho me río yo aboca llena, y como caso curioso lo traslado á mi cartera. Vald ollin y Septiembre doce. -Función estupenda. Se anuncia una novillada; pero los bichos no llegan, y el pueblo, irritado, quiere con su alcalde hacer croquetas, fusilar al secretario y almorzarse á la alcaldesa con arroz. Ante el conflicto que promueven los muy bestias, seis ediles complacientes (y casados, por más señas) bajo armaduras de mimbres á ser lidiados se prestan. Los indígenas se acallan; pero es su intención tan perra, que, eonvirtiendo en corrida formal la humilde capea, ponen banderillas, pasan con el trapo rojo y mechan á ios del Ayuntamiento y venden luego en la tienda solomillo y contratapa de concejal, á peseta Horrorizado lo apunto y añado de mi cosecha: ¡Bien está I Cada uno lleve la muerte que se merezca! Barrizal deMatapwercos, quince de Septiembre. -Hay ferias y función á San Eustaquio. I Gran sermón! Lloran las viejas cuando el cura, cuyo nombre mi humilde lápiz respeta, dice que el santo bendito (que según sus datos era, dicho sea entre amíisis, partidario de Sil vela) tuvo á los animalitos del santoral en su celda, desde el perro de San Boque y el cerdo de San. etcétera. hasta el borreguito de San Juan y la Corredera de San Pablo. Esto me choca, y como extraña ocurrencia desde los labios del páter va también á mi cartera. iMoÁrid, veinte. -Jovellanos se abre. Las Cortes se cierran, y cede el de Vega Armijo los trastos al de Bornea. Y ante los puestos del Prado dirá quien los vio de cerca que hubo más ruido que nueces en las Cortes y en las ferias. Traen apuntes de más miga las hojas de mi cartera, mas nó juedo publicarlos. ¿Por qué? ¡Porque no me defanl JUAN PÉREZ ZTJÑÍGA