Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
los Dominicos, que conetruyeron la iglesia y convento y añadieron la hospeRty dería vieja, que, más alta que el santuario, se alza sobre la misma crOHta de la montaña. Tiene la fábrica el aspecto del principio de la reslaurjcion (lai. J sica, á cuya época se debe, y a aie f boy separada del peñón calizo que l.i vía de muro natural por Occidente ced á una costosa calle labrada en viva que se hizo en 1883 para unir el santuario con el convento, al propio tiempo que se construyó una suntuosa escalera para subir basta las hospederías. Actualmente existe o t r a hospedería que, con la vieja y el espacioso local del Monasterio, paréceme que permiten establecer no las 100 camas que se han CABEZA DE FBAILE asignado á este sanatorio, sino un número doble, que disfrutarían los últimos mantenedores de nuestra bandera en las Antillas. El verdadero aislamiento de Montes Claros ha sido remediado, y por eso es utilizable en la actualidad para sanatorio por el ferrocarril hullero de la Robla á Valmaseda, que TOREE Ó EASPADAÑA DE LA IGLESIA cruzando las fragosidades de aquellos montes dejó una estación al pie del convento, por la que llegarán cómodamente en busca de salud los que la perdieron en las cenagosas sabanas de Santiago de Cuba. L. DE HOYOS SÁINZ 4 Matamorosa, Septiembre de 1898. N. de la- B. Los dibujos que acompañan á este artículo son del notable y malogrado artista montañés Casimiro Sáinz, que en largas permanencias en Montes- Claros trasladó al lienzo la agreste naturaleza de aquel sitio en diversas obras que figuraron en las Exposiciones Nacionales de 1889 y 92. Las fotografías son de D. Valentín G. Blanco, de Reinosa. fí W i s; 7 K iíHíiá ENTEADA Á LA IGLESIA ESCALINATA QUE CONDUCE AL SANATOEIO