Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Por nuestra parjte, y en la imposibilidad de ofrecer al lector todas las fotografías y apuntes que relacionados con la repatria f ÍPVí ción han llegado esta semana á nuestras manos, sometemos todo ese numeroso- original á una escrupulosa selección, de donde elegimos como más interesantes y curiosas las fotografías que van en estas planas. Reproducen escenas de los tres puertos e s p i ó l e s en que se verifican los desembarcos y de los lazaretos en que sufren cuarentena Jas expediciones. Llanaamos muy especialmente la atención del lector hacia las curiosísimas fotografías obtenidas por nuestro activo corresponsal Sr. Teijeiro en el lazareto de Oza. Tan distinguido artista ha sido el único que ha logrado obtener escenas y grupos en el interior del lazareto. Las siluetas de los soldados son las mismas que tantas veces ha- visto el lectoy, en nuestras planas, unas veces embarcando en nuestros puertos con alegre semblante y en medio del entusiasmo general, otras en medio de la manigua cubana, ya tostado el rostro por la campaña y empuñando elmaüser ó el machete. La comparación mental de todos aquellos grupos que adornaron nuestras crónicas de Cuba con este BL BANCHO EN EL LAZAEETO DE OZA triste amontonamiento de héroes que inFotog, Teijeiro i fructuosamente marchitaron su juventud por la patna, evocau en el alma amargas y melancólicas meditaciones. Quizá muchos de los que en las adjuntas fotografías aparecen mirando al objetivo de la máquina hayan sucumbido á las graves dolencias que, ó les postran en el duro camastro del hospital, ó les dan el aspecto valetudinario y achacoso que traen la mayoría dé los repatriados. La suerte de los bi vos defensores de la patria, que en tan precario estado, vuelven de la campaña, interesa yá á toda España con el interés verdadero que sólo despierta la contemplación personal de tanta desgracia. El pueblo que durante tres años ha hecho continuo derroche de entusiasmo, de caridad y de desprendimiento, acude hoy á las estaciones como el primer día. He. vando socorros y consuelos á los expe dicionarios; hermosos rasgos de generosidad y patriotismo- se, han dadoestos días, y entre ellos merecen mención particularísima los ofrecimieatos de vastos locales, hospitales de evacuación y verdaderos sanatorios como el de Eiofrío, brindado por S. M. la Reina, el de Montes Claros y el de Garabanchel, -ofrecido por el señor Marqués de Yallejo, quien al propio tiempo costeará la estancia de los soldados enfermos que en él sé alberguen. En el número próximo dedicaremos el debido espacio á estos sanatorios, qué poi: su pintoresca situación ofrecen al soldado, junto á lá salud para el cuerpo, el grató solaz para el ánimo. Pór hoy, agrupamos en estas planas las fotografías en que predomina la c 7 -fá -i. figura del soldado. En uno de. los grabados que adornan la siguiente- plana se ve el grupo de repatriados cuidadosamente asistidos por la Cruz Roja, qué facilita su desembarco en el lazareto. La caridad de esta benéfica Asociación, así como la infatigable labor de otras sociedades particulares, como la empre- ÉL MÉDICO SE. CiSAEETJBIA PASANDO LISTA Á LOS ENPEEMOS GEAVES f (íMtss. 10 Da OZA) í- oíoj, Teijeiro