Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
grabado y de la reproducción de clichés. Son procedimientos bastante conocidos. El Banco de España tiene al frente de esta sección como grabador, lo mismo que la Casa de la Moneda, al ilustre artista D. Bartolomé Maura. Su personalidad y reputación se hallan por cima de cuantos elogios hiciéramos. Nos enseñaba con su habitual amabilidad un magnifico trabajo de una fábrica de billetes de Nueva Yoik, y decía: -Para esto y para hacernos daño, están muy adelantados los nofteíimeri canos. La estampación eg lo primero. Se hace por el procedimieuto calcográfico. Es tarea lenta, pero ofrece en cambio grandes seguridades. Como que constituye la gaENCOLADO Y SATINACIÓN rantía más sólida de esta clase de valores al portador. Se puede falsificar la imprenta y cualquier otro procedimiento; lo que no admite imitación exacta es lo que se estampa por medio de la calcografía. Con las antiguas máquinas se tardaba demasiado para cada billete, y había necesidad de gran número de ellas para dar abasto á las exigencias diarias; hoy con las nuevas, aunque no llegan á ser nunca rápidas, se gana mucho tiempo, pues cada una produce lo que cuatro ó cinco de las otras. Las hojas húmedas de tinta pasan al secadero, habitación rodeada de amplio armazón de madera. Allí, colgados de travesanos de caña, están millares de billetes, á los que separan entre sí tiras de papel que sirven para que no se repinten. Antes de pasar á la imprenta, que es donde el billete obtiene el fondo de color, es preciso desentremeter las citadas tiras. En esa labor, que realmente no puede ser más sencilla, tienen ocupación constante muchos obreros dotados de una especial habilidad. En la imprenta puede decirse que la fabricación concluye. Lo demás es complementario, y sólo tiene por objeto la comodidad del público, como el encolado y la satinaoión, ó la seguridad del Banco, como la numeración y la encuademación. En último término, y este es el definitivo requisito que hace falta á los billetes para correr en plaza, el cajero pone al pie la estampilla con su firma. Con esta especie de bautismo, ya tienen vida legal. G. E. ESPAÑA Fotograjias de M. Fraiizm, flechas expresamente para BLANCO Y NÍIOKO NTJMBBADO Y BN- CtrADEENAClÓN