Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
COLECCIÓN DE DOCUMENTOS CAETA JSrÚM. 1 A Antonio García, cabo de mar. Cañonero Águilas, Isla de Cuba. Querido hijo; Te escribe esta carta el señor Cura, que es mi único amparo desde que te han arrancado de mis brazos para llevarte á América. Yo lloro y lloro de día y de noche pensando en ti y maldiciendo al indiano D. Agapito, que no quiso prestarnos los dineros para redimirte. Esto del maldecir no lo quería poner el señor Cura, pero yo le obligo á que lo ponga, porque una madre tiene derecho á desahogarse cuando le arrancan al hijo de sus entrañas y la dejan sola en el mundo. Todos los días me leen los periódicos y no nombran al cañonero en que tú estás, cosa que me alegra mucho, porque el día que lo oiga mentar solamente, será para algo malo. No se engaña el corazón mío jamás. Tu hermanita pregunta mucho por ti y saca el barquito de madera que la hiciste con tu navajita. En cuanto pone el juguete en un lebrillo de agua ya estoy yo llorando, y ella llora porque ve mis lágrimas, aunque no está en edad de saber la causa. En casa de D. Agapito hubo ayer una gran fiesta por haberse casado su hija mayor con un señor que es diputado nada menos. Dieron mucho pan á los pobres del pueblo. Yo no quise coger mi ración: la limosna del señor Cura me basta. El pan de D. Agapito me hubiera envenenado, y de todos modos no se lo hubiera agradecido, por lo cual no quise tomarlo, cosa que le ha ofendido mucho, según me ha contado la Tuerta. De tu novia no te digo nada. Delante de mí parece que está triste; pero yo sé que ha ido á la romería de Arroyuelos la semana pasada. Desengáñate, que al hombre no hay más que una mujer que le quiera bien, y es su madre. Reza mucho, reza todas las noches á la Virgen del Carmelo, que yo también rezo para que nada te pase y para que Dios te salve de tanto peligro como tienes que correr. Te quiere mucho, muchísimo Pu MADIÍK Ordenes, 15 Febrero. P. -Querido Antonio: Tu madre se empeña en que escriba cosas de D. Agapito en las cartas, y yo, por darla gusto, pongo algo. No hagas caso. Olvida su negativa á prestar el dinero de tu redención, cumple con tu deber y ten fe en Dios y en la Virgen. Tu amigo y capellán, Jr. VN OsüXA