Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
que s? r r S S S S t Í 2 r 1- -d o s l Pero lo que es en valor, avSrdTi dtTatnónyanlS, I í i- detuvo el disparar sin apresurarse, con admirable dLIoHna Y P t H n u f í T f española volvió á ra, la nuestra la fusiló si n p i e d á granel E enc Ltrrft t norteamericana llegó al pie de la trinchetenía que hacer frente á seL ó siete 1 X 0 8 vTh pero resido. Cada uno de nuestros soldados -E s vahente ese tío que los manda, dijo el madrileño. o o. T ea Ztc n Habíanle matado el Los cuatro camaradas le s a l i e r 3 encuentro con o t? n t trinchera con tal ímpetu, que por poco la traspasa. guiando al iefe yanqui, intentaban c X r p o e r o o d e con un vértigo irresistible Al cabo uno d ln Kof lT derrumbado del parapeto. Los cuatro machetes se movían fuertemente del cuelL al cat a Í a s t S k l í i S de la t ifncho l o TM 1 su jefe, y arreciaron en su embestida- pero sus cornetas? O P! 9 -Quisieron los norteamericanos recobrar á volvieron las espaldas, replegándose f v I L y d e T a n d o l S S de iTln v f Í españoles, y al fin noche, qui. shorrori. ándoslde la m a t a n l Ü? f f Í l r o í l í n t S ÉK JL. II I lie que la primera 1. II di- i compañía había I. ri- ro un jefe ene 1 n seguida en to El jefe yanqui f stado sobre una sargento, antiguo practicante de hospital, le recodel fortín ante el capitán y otro oficial, de pie iunto al cnemn m Kot, K U? nna linterna Los cuatro camaradas presenciaban la oper aci rapoyadore n su f a i T o d í í s t T T l pensionada, largo del parapeto, asistidos provisionalmente por otros s o l d X s e n t i n t o I W a h l n l K 1 quejaban á lo heliógrafo al campamento. soiaaaos en tanto Uegabaa las ambulancias pedidas por el III í flv. f f reaccionarle de algún modo! exclamó el sargento. Es hombre duro líente, debe d elo. tío i n o u e L m m l S í S S n e. if ñ í TM- Sittrsir, ztisdE ALFONSO PÉREZ NIEVA DIBUJOS e n í A r j l a T DB MÉNDEZ BRINGA P n d e p e del combate, co o I tiene el beiol. ao TM