Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
general. F o r t u n a grande es para la prensa que en estos difíciles momentos ocupe la jefatura del primer cuerpo de ejército el caballeroso general Chinchilla, de cuyo b u e n espíritu hacia la prensa sometida á su férula pudieron convencerse los directores de periódicos, cuya opinión fué amablemente consultada por el capitán general al llevar á la práctica el Bando de su autoridad relativo á la previa censura. Ejercen ésta por delegación de la primera autoridad militar del distrito cuatro distinguidos jefes y oficiales de Estado Mayor, cuyas especiales condiciones para t a n difícil comisión han sido tenidas en cuenta para su nombramiento. El servicio es permanente, y los censores, en turnos de ocho horas, alternan de dos en dos en la revisión de las galeradas y prue DON JOSÉ Cin finiiA Y mu m OMYE. Tcnieníe bas de mano que continuamente llegan á la Capitanía general. E n Goiioral de los líjói- cilos Acciónales y Capitán Geiiera! (le Caslilla la lIeva y líxlremadura, el momento de obtener la fotografía adjunta estaban de guardia el comandante D. J u a n de Mora y el capitán D. Francisco dé Rute, HA (Í SABER: dos militares ilustradísimos, cuyo porte simpático aleja de la menfií c ¡iiihUcndii r ¡Uriil tirrn- ln ütispemiii- nifo cj rririo iic lus rtrinilíux roti. í if- cioniili- s; rcl irirdtr loríii hi ni i- slíiiln If ijiiTrii; imliniíiidn cmiipvte del periodista la figura hecha del censor malhumorado y cejiipnlcmiMili; ij liiirii- iiito irMí lax ftiniHíiih- s i iu- inr rtii ri- fft it In Onlnanza ij el Códii o tit! j ¡isünti Milihir. lie iHi- pwsIti lo i ¡iu xii ¡iii junto. Arlinilo I. I cni II fthTOl V V II ledo I liTriloriíníccsIciüsIrilonnülar, P! t, iii (li ginMi i i I r l 2 l. r iniispcixiiua i- lo III.II KI. IIIH n lí. no so p maiurpslaCKín III roiirfon iiili! ic, i ¡iro irii li.i j. i sriin Kiilc i jli) ri 71 (1.1 poi itii pfir nii rcprfsfiil. iiilf r 1 Siit i w M ohli n i l.i iiilori? i n Í I.i pu! ración fie c s í n l o s IT. IIMÍIOS O ililnijiis, s) ni. il fin r 11.1 pi I lili 1,1 ríos o Ci (till lo L. i H rsoiM o i i! i in s. i w ifi- su HiIilii. ir -r. ilos, i! ili.i (i is (i liiliiijo- innlir. i M. i.I riil 1 -i.i r. i l,ii n. i Unicuil, cu l.i s ilciii. iv l. lid nli Í. los iilifi ii. i! iir s, Mviiaiiit. iiili s iros o, 1 r. ilM i míos Olms, i l.i I (MII! I I. ti oinp. iiMiiilo in s i j rrs ííp aquellos. io les iKilvlH. ir. t li: isl, i ¡lU ti si a íloiicllo, ron rres ¡ioiiiIii iiIi sello, uno lie l o s l n s í ins; Tfseiil. i (l s, cu l.i mdligi iin. i ili ¡iii- i I iiKcrcMíl di lMT. i sii friIHÍIMIC i. tmil) lic. ii 1 (111 loili) 1.1 ¡i.iiIi Mk l ituprcii) tiil) ii; n o ÜI. IIMIII íjiiy i.i a SÍIIO laiii. ib. i l t. I 1 ilt Í i ii iriHNiIi It. VTA (i st i uiíl. i lotí íoilo rigor; piiilii mío lli ir li.i sl. i I.i cuspen si orí il l jienoiliio o u i los i.i siis I j i r l 0 ik l.il. rf j ili eri ptil li (i L a s rcjk lid. is niiresltas de eonlin. i v scns- iiiv i iiP nuislaiilcnH iile p yo) ob fi paníiien los li.i bil. iiiU S (Ii i sU leifioii, me l ircn espeLir ipie M ni iiüii cesa- io jjilii. ir! J IÍINIV, Í d i las le es qiif isl -ILinJo n i i i i n L i ii (s. i i i rijml. id i, i nenio eoii l.i cot pi r. u ion de IIHIOS (i.i r. T sosli rier H oivli ñ piiliiuo. ihor. i ¡iir, iij. a ijite i, IMI I- r. iti. i l.i eretiiil. iilili. ai! t iioi ¡iiL l) i (le oi) liihiir piHliros. iii q u e i a V m o i i u E i i J j n i i ü f i i i d p i n s milenio en un solo esfncr iv, oiiska f lo- ilifnilcs iiiov u Hules y r S H lad. i, eiiino- -e ies l.i sn ni r i lo piie! iliis i n lonro il iS iñiil, lle aii MI ¡nliioiisnn liasl. T o ¡ii (íflrsiií. ieiin ¡l.i s niunoii- s, ili sene- ifeli. ilii i iitoslr. ido BÜ lieríHsiiioenelMnim) Ai- l) ii.ill. Montones de papel recién impreso, ya en pruebas de máquina, ya en estrechas galeradas, se ofrecen á toda hora al criterio y á la aprobación de la censura. Lápices rojos, esparcidos en las mesas, y cajas abiertas donde se ven los sellos entintados, son á u n tiempo símbolo é instrumento de la censura. Tal es, ni m á s ni menos, la sencilla oficina improvisada en el Palacio de los Consejos para la dura, penosa é incesante labor de la previa censura. Fotografías Pramen LOS CENSOKES MILITAKES EN SU OFÍUIKA DK LA CAPITANÍA GENERAL