Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í 1 t EL TORREÓN DE LA ESPERANZA ¿Conocéis por tradiciones y descripciones el im- re. f t- j esposa de Barba A. U 1, esperé cor. sMores de agonía á s u s t f r Z n o T Í f éptima á una almena comtí si ya se defendiese instintivamente del c u l T muerte? Aferrada cuerpo tembloroso, no tenia ánimos ni p a r a- c o n s X el h o r f o n t C i l -í e l la delatora mancha de sangre en la llave iel terrible gabiner y verdugo, después de sorprender encomendarse á Dios, advirtiéndola que de allí á m e S h o S X remisié t Parlas piernas, nublados por el miedo los ojos, s 61o a c e r t a k p r e J u T r d t Alineándole más apagada y desfallecida: Hermana, Ana ¿no ves nadar ¿no S n a d i e t T T T TM P- o veo la hrerba que verdea y el camino que blanquea. Cuando va f a l t a b! Í f dolorosamente, respondía: Sólo cuando Isaura, crispadas las manos, se agarraba á las pieTascreve Pl -e Pla o; exhaló un grito loco, delirante: MAUÍ vienen, allí vienen i y d T p a l r S f T TM cuchillo Ana los corceles, Isaura reconoció á los paladines que volaban 4 sa ria arremolinaba el galope de Mucho e ha escrito y discutido acerca del torreón de r f e T l i r que SI los medrosos subterráneos, con sus mazmorras rpozos dotde a í- T TMi as, y calaveras humanas, se conservan intactos, el torreón de la Esperanza se v i H al excavar y registrar, hueso y gurar que el torreón subsiste. -Es tan fuerte y sólido sus p r e d r a s t L Z T- M e j o r informada, puedo ase Me; su gorgnera de elegantes almenas posee una re isten ia ta a u f n í T t i- estrucsiquiera el transcurso del tiempo y el abandonn h. T A V tormentas, ni la lluvia, ni el aire ni r 2 rrí i r íL zit o