Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A í ye- -i i. V ÍÁ, i.4 t UN C O M B A T E EN EL RIO Z A P O T E En estos días de dolor tremendo, de horrible angustia para la patria, apenas si queda espíritu en el apenado ánimo para recordar el modo heroico con que han combaiido nuestros admirables soldados de Cuba y Filipinas. Luchando á la vez con el extranjero poderoso, con la insurrección creciente y con los horrores del clima, peleando siempre en terrible desproporción numérica y sin esperanzas de humano auxilio, con la convicción de que tanto sacrificio y tanto valor derrochados no han de ser útiles para la patria, nuestros soldados de Cuba y Filipinas merecen, no ya la palma de los. héroes, sino también Ja aureola de los mártires. Así han luchado los soldados de Linares en las cercanías de Santiago, asilos cazadores de Filipinas en las provincias de la isla de Luzón, cuyos puntos. y lugares estratégicos han sido regados con sangre española antes de emprender la retirada al exiguo perímetro de la ciudad de Manila.