Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
té j Hoy pasan de cinco mil hombres los que forman la guarnición de la hermosa capital canaria. Al batallón Regional hay que añadir las milicias provinciales, que forman otros dos, rápidamente organizados y man- dados por oficiales de la guarnición de Madrid en sü mayor parte; la artillería ha sido c o n s i d e r a b l e m e n t e aumentada con per. sonal y cañones de nuestras plazas del interior. A estos refuerzos hay que añadir las uni dades de ingenieros, también procedentes de Madrid, y el antiguo y bizarro batallón de cazadores de Segorbe, que antes de la guerra formaba parte de la guarnición de Andalucía. Con tan numerosos y variados elementos compréndese el brillo y solemnidad Las islas Canarias, continuo blanco de amenazas por parte de nuestros enemigos, eterna codicia de los ingleses y hermosísima provincia española, son actualidad permanente mientras dure la guerra. Allí el sentimiento patrio se ha exaltado con el peligro, y á esa exaltación ha contribuido poderosamente la presencia de- los refuerzos peninsulares que forman parte de aquella guarnición desde los comienzos de la actual lucha. Hasta entonces el aspecto de Santa Cruz de Tenerife no podía ser menos belicoso. Apenas si en las grandes solemnidades militares se reunían unos cuantos centenares de soldados, repartidos entre el Regional número 1 y la artillería de plaza. AFUBEAS DB SANTA OEUZ. DE TBXEMFE