Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Las dos fotografías que siguen las consideramos de Terdadero interés. El terreno oeupado por las minas de Firmeza ba sido el primer teatro de la lucha entre la infantería española y la yanqui, porque su situación, ya bastante alejada de la costa, ha permitido pelear á nuestros soldados sin el peligro de la artillería de los barcop enemigos. Las minas de Firmeza están situadas á poca distancia del poblado de Jaragua, en cuyas inmediaciones se verificó la sorpresa de la vanguardia yanqui por nuestras tropas, con gran número de bajas en. ei enemigo. El poblado de Siboney, situado cerca de la costa, y ál amparo de los cruceros, de Sampsoñ, es, el campamento priricipal de las tropas de desembarco, que han tenido que volver á él repetidas veces después de infructuosas tentativas para alejarse tierra adentro del verdadero campo de sus operaciones, limitado por el alcance de los cañones de sus barcos de guerra. Nuestros ültimos grabados son escenas del embarque y desembarque de las tropas yanquis en Tampa y Punta de Berracos respectivarñente. 1 a facilidad con que los yanquis realizaron su desembarcó y su sencillo avance mientras no se apartaron de la costa, causó gran sensación entre los imprefcionables de por acá y mucho júbilo en las esferas oficiales de Washington, pero creemos que tales facilidades se tornarán en difíciles obstáculos apenas- los yanquis abandonen la costa. En Firmeza y Jaragua han sentido los yanquis el peso de las armas españolas, y peores tragos les aguardan hasta que lleguen a l a vista, de Santiago de Cuba, niucho más si para entonces cuenta ya el general Linares con los refuerzos que agtiarda. de Holguín y de Manzanillo. Por último, y aun en caso 1. E B Í B A E Q U B D E T E O P A S A M B B I C A N A S B N T A M P Á -2 INSUitlMBCXGS GUIASDO Á LOS YANQUIS JEN SU DESLMBAROp extremo, siempre contamos con la plaza de Santiago, rodeada de una línea de obras destacadas que exigen para su conquista un ejército mág numeroso que el deBembaícado y un tren de sitio que no es fácil conducir por aquel terreno.