Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL CORPUS TRISTE En las páginas ríe nuestra histon a, Klmn lante en glorias, pero pródiga también en desdichas, descuella con s nipstros colores aquélla en que se narran los horrores de un día del Corpus en Barcelona d u r a n t e el reinado de Felipe IV. El Corpus de. sangre se llama aquel tremendo día, con cuya descripción hizo el insigne D. Francisco. Manuel de Mrla una Joya literaria en su admirid) Ie J? sfírí a (i e ¿a í Mfirra Caía Míía, y obscureció ¡os esplendores de un her. moso día de los primeros de Junio, trocando en fieras maK f ¿3? tanzas la solemnidad con que la Iglesia Católica conmemora lá institución del Santísimo Sacramento del altar. Si aquél fué el Corpus de sangre, el que acaba de pasar se puede llamar el Corpus trisie, porque con tristeza se ha celebrado en todas las capitales de. España. H a n salido de nuestras cat drales históricas los carros de plata, en los que entre emblemas de la vid y del cordero Pascual, y entre las estatuas de Apóstoles y Evangelistas, descuella la Sagrada Custodia; se h a alfombrado de rosas el camino que h a recorrido la procesión, y se han adornado o n tapices los balcones; el clero ha lucido las ricas vestiduras blancas recamadas de oro y bordadas con colores, y todo ha pasado, en la apariencia, como los demás años. Pero qué tristeza en el fondo de todo! Y es que abruman el án mo las desdichas de la patria, y pensando en lo que sucede e Filipinas y en Cuba y en los males que nos trae la guerra, las florenos parecen menos hermosas y el oro y la plaía de los sagrados atributos menus brillante. El día del Corpus abre con llave de oro las puertas del verano, y no hay aldea, por humilde que sea, donde no se celebre, para prepararse con regocijos á las faenas estivales, que comienzan con la siega. Pero cuántos faltarán este año dé los campos, porque e s t á n l e j o s muy lejos, en las filas de los batallones que sostienen la integridad de la patria y entre la tripulación de los buques que sostienen el honor de nuestra b a n d e r a! E n tiempos más felices, en ese día las elegantes promulgaban las modas estivale. s, luciendo las galas recién salidas d e manos de lasrnodistas, y era de rigor que los hombres abandonasen las rudas prendas de vestir que u s a i o n en el invierno y que se ataviasen con el pantalón de Mahón y el chaleco de piqítéy- qxii con el frac azul de botones dorados completaba lá i n d u m e n t a r i a veraniega del sexo fuerte que pretendía de atildado. A Ja tropa se la daba el pantalón de lienzo blanco, y mantillas b l a n c a s j u c í a n las hermosas que paseaban por las calles Mayor y de Carretas á la sombra de los toldos de lona. Madrid ha Visto días del Corpus muy lucidos, sobresaliendo entre todos aquél en que fué h u é s p e d del rey Felipe IV el príncipe de Gales, que reinó luego en Inglaterra con el nombre de Carlos 1, y para el que íué el trono paso para el cadalso, donde cayó su cabeza. Felipe IV lució en la procesión de aquel día (llevándola como joyel de la pluma de su sombrero) la famosa perla llamada la Peregrina, que pertenecía á la corona de España, y que, eegdn cuentan, era la más hermosa que había en el mundo. Los reyes dé la casa de Barbón ya no conocieron la célebre perla, y desde principios de este siglo la corona de España; de la nación que descubrió el Nuevo Mundo, no tiene alhajas. Para que no termine la centuria quedándonos sin colonias, estamos derramando, a h o r a- m u c h a sangre y gastando mucho oro. Por eso el pasado día del. (7o r its ha sido triste, y nuestro pensamiento ha ido á buscar á los bravos marinos, en los que están puestas en estos momentos las esperanzas de la patria. Erí estos días hay que escatimar la pólvora que se gasta en salvas, porque se necesita para la guerra, y á todas las galas debe anteponerse la bandera que flota en nuestros buques, empreñados en formidable y desigual combate. Pero estas desdichas no. pueden ser eternas, y día llegará en que podamos hacer de l a del Corpus la. fiesta más hermosa y más splernne del año. KASABAL DIBUJO BB E S T E V A H-