Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO EN CAüíZ UNA VISITA Á LA ESCUADRA DE RESERVA Guando llegamos Franzen y yo á Cádiz, nuestra primera pregunta fué la siguiente: ¿E s t á aquí todavía la éscuadrade reserva? Corrían rumores de hallarse ya navegando con rumbo, desconocido. En Madrid nadie nos había dado seguridades sobre su permanencia en aquel puerto. Pedí al ministro de Marina una carta de recomendación para el almi rante Cámara, jefe; de. la, escuadra, y me la dio diciendo: -LóqUeno ga. rántizo es que pueda entregársela personalmente. Tal vez cuando ustedes lleguen estarán los barcos en alta mar. La advertencia, hija del secreto con que hay que proceder en tales asuntos, nos pareció poco tranquilizadora, y sin embargo no titubeamos y nos fuimos á Cádiz por todo. En estas rapidísimas notas tomadas de la cartera de viaje y escritas, como es natural, cálamo cúrrente, no diré nada sobre el precioso aspecto de aquella población, que ofrece al excursionista muy agradables impresiones. Además, o entraba en nuestro cálculo visitar la ciudad; así es que en cuanto llegamos á la estación, nos faltó tiempo para hacer la pregunta que indico al principio. CANON DE BABO. E DBL PELAYO Recuerdo que la primera respuesta obtenida fué en extremo desagradable. -Aquí no sabemos una palabra. P e r o i por Dios 1 ¿No están los barcos de guerra anclados en el puerto, á la vista de todo el mundo?