Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
musas y querubes que saeau en volandas de su tumba el féretro del famoso cantante, compréndase á qué extremo llegará esa conmovedora impresión cuando el monumento se alce en su fondo y escenario propios, entre la soledad de las tumbas, la severidad de las lápidas, la sencillez y pobreza de las cruces y yerbajos de u n cementerio de pueblo. Sobre u n a grada en la cual medio se desploma la estatua de la Música apoyada en una lira rota, se alza el sarcófago rodeado de geniecillos cantores. De este sarcófago abierto sacan dos ángeles el féretro de Gayarre queriendo transportarle á regiones etéreas; otro ángel, agitando sus alas sobre el féretro, inclina la cabeza sobre éste como escuchando una voz dulcísima que saliera de él. La magistral composición de este grupo, el movimiento ideal de las figuras, el; contraste de la llorosa y reposada estatua de la Música con las erguidas, arrogantes y movidísimas que alzan el féretro, son de tan absoluta originalidad y de arte tan supremo, que bastarían á dar á Mariano Benlliure el renombre hace años adquirido por el inagotable ó inspiradísimo artista. E n el hueco que nos dejan los grabados no hay suficiente espacio para dedicar cuantos- elogios merecen á todos los artistas que h a n concurrido este año al Certamen. Hemos d e l i m i t a m o s afijar los rasgos característicos de esta Exposición, y dichos rasgos son, como hacemos notar al principio, él notable monumento de Benlliure y las obj as de los maestros ya citados. Domingo ha enviado once obras, entre dibujos, acuarelas y lienzos; Emilio Sala u n a figura preciosa, En el jardín, y u n a piara de cerdos, Riqueza de JSícíremadMra; y Villegas cinco obras, entre ellas su retrato. LITIS BEEMEJO Fotografías Franzen