Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D E S T R Ó Y E R AUDAK DESTRÓYER OSADO Kl torpeilero Habana, de segunda clase, tiene 60 toneladas de desplazamiento, 18 millas de velocidad por liora, sil comandante el teniente de navio D. Agxistín Posada. El torpedero Barceló, también de segunda clase, desplaza 66 toneladas, tiene 38 metros de eslora, 17 millas de andar, 1.200 de radio de acción, y además de dos aparatos para lanzar torpedos lleva ametralladoras y armamento Maüser. El torpedero Orion, de segunda como los anteriores, tiene 1.000 caballos de fuerza, 88 toneladas de desplazamiento y 20 millas de velocidad por hora. Cuenta con dos tubos lanza- torpedos, dos cafiones- revólvers Hotiikins y 18 hombres de dotación. Lo manda el teniente de navio D. Luciano Madariaga. El torpedero Betamosa es del mismo tipo que el anteriormente descrito. En cuanto á los destroyers, el Proserpina está mandado por el teniente de navio don Baldomero Sánchez de León, y tiene 67 metros 56 milímetros de eslora. Desplaza 380 toneladas, con una marcha de 30 millas. Además de dos tubos lanza- torpe dos, lleva artillería rápida. y armamento Maüser. De tipo semejante son los otros cinco destroyers: el Osado y el Attdaz, que figuran en esta escuadra, y el Plutón, el Terror y el Furor, que figuran en la del almirante Cervera. DESTRÓYER PROSERl IN- BL C A P I T Á N D E HAVÍO D. EMILIO HEDIGKR JEPB DE E, M. DE LA ESCUADRA DE RESERVA Ignórase cuándo y en qué dirección saldrá de Cádiz la brillante escuadra de reserva; pero la resolución del Gobierno de enviar refuerzos á Filipinas para sostener en el Archipiélago la bandera española, hacen creer que los barcos transportes que han de conducir los regimientos de nueva creación irán escoltados y amparados por los acorazados y destroyers del almirante Cámara. Si esto ocurre y quiere nuestra buena estrella que los refuerzos de España lleguen á la bahía de Manila antes que los refuerzos organizados por el Gobierno de Washington, es seguro que en las mismas aguas donde hubimos de lamentar el trágico desastre de Cavite nos deparará la ocasión una revancha completa de aquella iniquidad de los yanquis. De todos modos, antes de que nuestra escuadra de reserva mida sus fuerzas con los barcos yanquis, nos aguardan largos días de zozobra é incertidumbre. Tengamos confianza en la Justicia de nuestra causa y en la pericia de nuestros marinos, que si da lugar al sacrificio heroico cuando se pelea como en Cavite, puede darnos completo y decisivo triunfo cuando nuestros expertos y valientes marinos mandan potentes acorazados y ligeros y ofensivos destroyers. LUIS BERMEJO TORPEDEBO HABANA Fotografías Leb- rón. Cádiz TOEPKDERO BARCKI, Ó TOEPKDEBO OKIÚM