Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
APRESAMIENTO DEL VIRGINIOS En los difíciles momentos actuales, cuando la patria está comprometida en la defensa de su honra y en íá conservación de la integridad de su territorio, es muy oportuno el recuerdo de la captura del buque pirata Virginius por la valerosa Marina de guerra española. La evocación de ese incidente, que promovió largas y ruidosísimas disputas y que estuvo á punto de s uscitar la misma guerra que ahora sostenemos con los Estados Unidos, puede constituir un argumento poderoso contra los que dudan de la vitalidad de nuestro pueblo y creen que las dificultades de hoy no ofrecen precedentes en la historia de España. En los gloriosos anales de ésta se registran períodos 7 verdaderamente calamitosos durante los cuales tampoco se vislumbraban soluciones para los problemas pendien. tes, y sin embargo, las energías nunca debilitadas de la nación han sabido sobreponerse á todos los reveses y r contratiempos, salvándose el país de crisis ruinosas que parecían inevitables é inminentes. Cuando la cuestión del Yirginius provocó, sin motivo que lo justificase, la indignación yankee, nos hallábamos en las peores circunstancias, y no hubiésemos rehusado, á pesar de todo, la guerra; la hubiéramos afrontado con los mismos alientos que hoy. Y véase si las condic; eran poco favorables. Nos g naba un ministerio republii presidido por el Sr. Oastelar no constituía Una fonna es y duradera de organización política; luchábamos con los filibusteros de Cuba, llevan- do ya cinco años de rudo batallar en aquellos campos, en donde habíase iniciado la insurrección- en 1868; guerreábamos con los carlistas en las Provincias Vascongadas y Navarra, teniendo sitiadas á Bilbao y Pam- piona, aislada á San i Sebastián y agitadas á Cataluña y Aragón; y peleábanlos, finalmente, fion los cantonales de