Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A la defensiva Claro es que si al fin estalla la guerra, su campo natural será el mar abierto y luego los campos de Coba, si los norteamericanos se deciden á probar la intervención de sus armas en la lucha que sostenemos en la gran Antilla. Ni nosotros pensamos desembarcar en Nueva York, ni ellos deben pensar en acercarse á la Península; pero la más leye previsión aconseja la defensa de nuestras costas, ya que una guerra jamás puede saberse dónde termina. Los yankees, demostrando no una prudente previsión, sino un miedo injustificado, han sembrado de torpedos la entrada de sus bahías y emp azado en sus costas ca- 1 A K T I I I A D O D E LAS M U K A L L A S fioiies de tan desusado calibre, que hay para temblar por los infelices artilleros á quienes quepa en suerte servir tan estupendas piezas. España, sin alardes ridículos, ha robustecido las j á poderosas defensas que tenían nuestras principales plazas marítimas y ha enviado tropas suficientes y artillería moderna á Canarias, á Baleares y á Cádiz, como primera plaza de la Península viniendo de ti rra de los yankees. En nuestros números sucesivos dedicaremos el merecido espacio á los puertos de Canarias y de Baleares, que con tan desusado júbilo han acogido los últimos refuerzos de tropas. Por hoy nos limitamos á dar algunas vistas, que dan idea de los aprestos defensivos en Cádiz. Rodeada la ciudad de grandes y fortísimas murallas que se F U E R T E D E SAN F E L I P E extienden mucho más allá del puerto, cañones de gran alcance y de mucho calibre apuntan hacia el mar por todo el extenso perímetro de esta ciudad, en guar dia siempre. La punta de San Felipe, que se alarga hasta la entrada de la bahía, tiene al final el fuerte del mismo nombre, armado de 21 cañones de grueso calibre. No menos estratégico é importante para la defensa es el fuerte de San Sebastián, en el faro del mismo nombre, artillado con cañones de tiro rápido. Y es notabilísimo también el fuerte de Candelaria, donde está eatablecida la Maestranza de Ingenieros, frente al Gobierno militar y en la muralla que se llama del Carmen. Este fuerte, que es el más próximo á la ciudad, está anillado con 12 cañones en alto y 20 de gran calibre en las baterías bajas. IfUEKTK D! C SAN S E B A S T I Á N EN CÁDIZ Los yankees en Nueva York Con motivo del viaje de nuestro crucero Vizcaya al puerto de Nueva York, púsose ya de manifiesto el ridículo teimor de los yankees á un bombardeo de aquel su puerto principal. De entonces acá, esos temores han aumentado en ridículos extremos, y hoy constituyen una verdadera obsesión, que se traduce en precauciones y defensas nunca vistas. Torpedos en la bahía, cañones de todos los sistemas y calibres, obras de tierra improvisadas y formidables, defienden el puerto de Nueva York contra posibles ataques de la escuadra española. Los FUERTE DE CANDELARIA Fotografías Lebrón, Cádiz