Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FRENTE A LA GUERRA Los jingos en Washington Si no tuviéramos hechos los oldoé á las proposiciones estupendas y á los dicterios canallescos de los senadores de Washington, cada sesióK del. Capitolio provocaría en España muchos moti nes. Mas como ya sabemos: á qué atenernos en cuanto U N A SESÍÓS DBL SENADO YANKKK, á la talla moral de esa gentuza, resulta que los últimos graves acuerdos tomados sucesivamente por ambas Cámaras norteameiicanas nonos han dado frío ni calor. Es lógico que los que tomaron bonos de Cuba defiendan sus intereses ante todo, y que los oradores vendidos al sindicato filibustero bailen al son que les tocan, aunque para bailar tengan que realizar la proeza de ponerse en dos pies. Fuera de las ligeras algaradas ocurridas eii Barcelona y en Málaga, todo el país ha oído: las iiltiroas enormida- des de los yankées lo mismo qtie quien oye llover, y aun aquellos movimientos de la exaltación popúlar más bien fueron de enojo contra el Gobierno de Madrid que de indignación por los discursos ni por loÉ acuerdos de, las Cámaras norteamericanas. Acuerdos dignos de esa cáfila de senadorís que asisten á la sesióh en mangas de camisa, y oyen cqn los pies sobre el pupitre los discursos de los oradores, que se tambalean al perorar después de haber bus cado la inspiración en el abuso dé la cerveza. Pudieran declararnos la guerra por la catástrofe del Maine, y ese no sería un motivo justo, pero sí un pretexto explicable; mas el reconocimiento de la independencia de Cuba no debiera tener por nuestras Cámaras más respuesta que una declaración semejante para la Elórida, Texas ó cualquier otro Estado de la llamada gran Eepública. Sin embargo, aquélla será probablemente la t) aFé para la ruptura de hostilidades, y es más que proba ble que á la hora en qué estas líneas sean leídas, hayan abandonado Woodford su domicilio del barrio de Salarnanca, y Polo de Bernabé el edificio de la legación española en Washington, cuya vista exterior ofrecemos á nuestros lectores en esta plana. La escuadra española -No vamos á revelar nuevos movimientos de nuestros barcos, porque ei centro de donde pudieran salir estas noticias está hace días cerrado á piedra y lodo para la información. Ni aunque para nosotros tuviera las puertas francas habíamos de solicitar nota LA LIGACIÓN BSPASOLA BN WASHINGTOH