Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EN WASHINGTON Fácilmente llenaríamos con grabados de actualidad todo este número si nos decidiéramos á copiar algo de lo mucho que trae estos días la prensa norteamericana. Fotografía de barcos y cañones, vistas y planos de las costas, retratos á granel y grupos fotográficos, mezclados con incendiarias caricaturas, llenan las planas de los numerosos periódicos que llegan á nuestro poder, y que sólo por obligación hojeamos. De todo ello entresacamos únicamente algunos retratos de actualidad y el curioso grupo que encabeza esta plana, donde el Gabinete norteamericano, reunido junto á una esfera terrestre, parece decidir acerca de la suerte del mundo entero. Presentamos en primer lugar el retrato de monsefior Ireland, arzobispo de San Pablo, encargado de llevar la gestión diplomática encaminada á lograr los deseos del Papa cerca de Mac- Kinley. Figura debajo el retrato de Nelson A. Miles, general en jefe del ejército de los Estados Unidos. En la carrera de este famoso generalísimo de los yankées hay una peculiaridad digna de mención especial: el general Miles no ha estudiado en ninguna academia militar. Sigue á éste Mr. Thomas B. Beed, presidente del Congreso norteamericano, que en los momentos de escribir estas líneas aguarda con furiosa ansiedad el mensaje de Mac Kinley para declarar la guerra á España. Mr. John D. Long, ministro de Marina de los Estados Unidos, es otro de los personajes que publicamos. En penúltimo lugar damos la efigie del general Wesley Merrit, mayor general del ejército norteamericano. Sigue en escalafón al general Miles, de quien es entusiasta admirador, y ambos ee enorgullecen de haber peleado contra los indios. El g ne ral Merrit es técnico graduado de West Point. Nuestro último retrato es el del comodoro AVinfield Scott Schley, á cuyo cargo, según los anuncios de la prensa jingoísta, corre la división naval que ha de amagar un golpe á Puerto Eico en el caso de romp rse las host lidades.