Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Én án, aquella conversación iba Durango tanto, que me gané La Oránja queea. La pobre Chiva, que dejó de leer para ponerse á zurcir unas medias de Algodor (por las cuales corrían una Chinchilla, un Chinchón y quizás algún otro Vich) no se movia de allí, hasta que el padre, especie de sefíor de Lorca y cuchillo, no pudiendo consentir más tiempo la Plasencia de su hija, la dijo entre otras cosas del mismo Jaé 7i: -iCáceres tú aquí? Anda, a Huesca el Álava y Suele á la cocina. Vitoria obedeció, y quedamos loa hombres solos. -Perdona, me dijo mi amigo, si está ette cuarto algo Infiesto; pero se ha prendido el Hellín de la chime nea y no puedo evitar que aquí Orihuela mal. Después quiso que jugáramos. Sacó la baraja y echamos una Briviesca. En poco tiempo Leganés dos pesetas, y las invertijaos en pastillas de Méntrida y en una chica de Cervera de Mahon. Miró Lora que era en el reloj, y cuando la campana, percutida por su Badajoz, daba las cinco, ¿qué te Figuerns que hice? De cirle á mi amigo lo siguiente con esta voz de Carratraca que Dios me ha dado: -Ta hija crece, y lie Gandía, en que hay que Cazálla. Bien puede decirse en Olivenza suya que es una gran mujer; Yunquera un poco Ariza de pequeña. Alora es muy Cariñena la pobre. Ella sabe tocar la Brihuega perfectamente; ella, COOLO sólo lleva vestidos de per Calahorra mucho dinero, y á ella me dirijo como se dirige el marino Al aro que le guía, porque Vitoria lo mismo hace unas Malillas (como no las come ni la Reinosa de España) que canta la Archidoria é móvile del Rigoletto ó recita una escena de Arganda la desconocida Sí; Vitoria es adorable, y á un sujeto como yo se le Astorga su mano cuando la pide; porque aunque tú no lo creas, yo soy todo un partido. -Sos, amigo mío, interrumpió mi hombre. Vitoria hará lo que Deva. ¿Casarte tú? No Loeches todo á broma. Supongamos (y esto es una Marida suposición) que Tafalla el negocio que tienes. ¿Os vais á hacer una cruz en La Qarrigaf -Sahagún y coafortne, le contestó. Eses son Salinas de pie de banco. -Nada, nada. Por esta vez no puedes Cagarla. ¡Claro! Dijólo Válls, Pinto redondo. Mira; es cierto qne tendré defectos, como todos los seres Humanes; pero eso de que me Termes por un Talavera y no quieras pasar por el Haro, francamenle, ya es El Mo lar. Y te ad Vierzo que cosa que yo quiera lograr, tarde ó temprano la Logroño. -Es que, aparte de eso, añadió mi amigo, Vitoria tiene relaciones con un militar que se fué á Cubas, y aunque hace mucho tiempo que no Sabadell, yo sé que por él de Liria, que tiene toda su imaginación re Coneentaina en él y que se la ha puesto en el Monduñedo ser su esposa. Vitoria y su doméstica, que lo escuchaban Toro detrás de una cortina, no hicieron más que decirme; 1 Chúpese usté esa y Huelva por otra I- Elche usté guindas á la Tarrasa! No sé cómo no mató Al hama y á la criada; porque tanto va Alcántara á Lafuente, que al fin se rom pe. ¡Vaya un par de Cangasi Ahora bien, hermano Melitón, ya que la suerte se Estelta conmigo, ¿qué debo hai; er? ¿qué Me tina dtbo tomar? ¿Cojo á Vito ria y encomendándome á Sanlúcur evangelista me la llevo, auaque sea mon tada en una Burriana, ó me disparo en la Calamocha un tiro de Segorbe y hago que la muerte Ber ga por mí con su Teloj de Arenys y B cortante Guadaira? U Aunque tengo un genio Mortforte, sólo de pensar que mi situación es irri Soria la sangre se me Yccla y estoy más muerto que Vigo. Merezco que me pongan un Roncal y una Al baidal ¿no es cierto? En fin, ¡qué Purchenal dispénsame esta Bóbadilla, contéstame por si tu carta me Consuegra, perdona que te trate A Twy y manda á tu compañero, que ya se Qarabaña en agua de Sosas porque Alpera tu contestación, JUAN PÉREZ ZÚSiGA P. D. -Busdongo qne el día de año nuevo habrás recibido mi tar Qetafe licitándote. DIBUJOS DB J. NEGRO