Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
nasfos de pescado. Allí esperan los proveedores y contratistas que surten á los mercados, siendo el más importante el de los Mostenses. Luego, de segunda mano, adquieren para su venta grandes surtidos los dueños de las pescaderías y otros industriales que contratan al por menor. Puede calcularse en mucho más del doble el pescado que estos días llega á Madrid para el consumo, que el que entra en tiempo normal. En las tiendas de ultramarinos se apilan las piezas de bacalao, con sugestivos títulos, producto del ingenio de los chicos ultramarinos, ó autonomistas coloniales, como pudieran titularse ahora; de esta manera se conoce que el bacalao tiene mejor salida; de la misma manera que los perritos que venden en la Puerta del Sol tienen su cartelito, también lo tiene este personaje de Escocia. El afio pasado leí lo siguiente en nna tienda: No hay bacalao como yo, máB bueno, ni más barato; Otro decía: lAyer he Uegao de Escocia; soy mejor que la bazofia. ¿Qué entendería aquel señor por hazofiaf Algunos, más sencillos pero más elocuentes, se contentan con clavar un papelito en la propia espina, que dice: Aquí está el de Escocia; el que quiera, que me siga. Se comprende la importancia del bacalao por sus muchas aplicaciones: ora frito, á la vizcaína, guisado, con tomate, sí que también desleído en agua caliente sirve conque así, cerrar el trato, y comprarme una porción. i U LA PLAZA DE LA CEBADA para pegar objetos de porcelana. Además, es muy económico, y es un buen recurso para el que no puede permitirse muchas vigilias. En la mesa del pobre, en unión de laa patatas y del tomate, forma la triple alianza. Inglaterra exporta considerable cantidad, siendo uno de sus mejores negocios comerciales. Es además la más- legítima representación de la cuaresma seca y pergáminosa. En las casas de huéspedes, generalmente muy. quebrantadas de alimentación aun en las mayores esplendideces de la carne, es un grave x problema para las patronas sustituir los platos corrientes por la vigilia, siempre más cara y menos susceptible de combinaciones. Yo he conocido á una buena sefiora que ante el temor de la Cuaresma anunció en la puerta de la casa de pupilos: c Cerrado por vigiliay. Porque como decía cuerdaiI) JS LA COBtrÜA ALMKJAsl mente, íes imposible con loque dan los via- jeros que tengo, alimentarlos; como en estos días de Cuaresma las comidas son flojas hay que darles tres entradas más; y lo que yo digo: para tres entradas, bien se está en el teatro Las pescaderías son en este tiempo los establecimientos más visitados; en tanto, de loa ganchos de las carnicerías cuelgan tristemente y en la mayor soledad las piezas de carne. Por las macanas, cuando las criadas bajan á la compra, la primera visita es al pescadero. ¿Cómo está la merluza? ¿á cómo va hoy el besugo? V- -A tanto el kilo, contesta el pescadero. Y la criada instantáneamente se horroriza, diciendo: ¡Jesús! ¡Qué carero es usted! Hoy, como dice la gente baja, se puede decir que está el pescado vendido. Y la verdad es que cuesta mucho menos tomar una merluza que comprarla. VS MABAOATO Foiogrnfiaf TrigovfV: LUIS GABALDÓN