Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i Con la última broma de Carnaval, con el último baile de máscaras, cierra un período de alegrías; la juventud que ríe y goza, los años frescos y mozos que repican como unas castañuelas, los que sienten remordimiento, acuden á la Cuaresma para purgar los días agitados é inquietos delCarnaral; las personas piadosas comienzan desde el Miércoles de Ce- -i niza, castigado á ser la frontera donde se despide la mascarada, á preparar la devoción y- el recogimiento para mejor llegar á la cercana Semana Santa; la gran Semana de la Eedención de la humanidad. Como una de las primeras mortificaciones es castigar la carne, el pescado, que se acomoda mejor á las vigilias y á las abstinencias, viene á ocupar el más importante puesto en la comida. La carne durante todo este tiempo, sobre to do en los días de precepto, descansa. Ya lo dice el calendario en piadosos avisos; Hoy no se puede comer carne; aunque, desgraciadamente, hay mucha gente que se queda perpleja ante este recordatorio, y para sus adentros tiene que añadir: choy no... ni mañana tampoco pero éstos están muy por encima de la bula y muy lejos de todo precepto. t UN PUESTO DB PESCADO ÍL. MEBCADO DK LOS MOSTHITSES -Mire usted, me decía un sujeto; yo creo en todo, absolutamente en todo lo que la Iglesia nos enseña, porque soy un excelente católico; creo en todo, menos en una cosa: en la resurrección de la carne, por lo menos hasta que me coloquen. En estos días en que baja la Bolsa, el pescado sube, sobre todo los viernes, que también como los del Español pudieran titularse clásicos. Alternan y ofician también en estos días los garbanzos, esa especie de guardia amarilla, que usan el seudónimo de potaje, por el que son más conocidos durante la época cuaresmal. Es muy curioso espectáculo el de la llegada de los trenes con los vagones atestados de ca-