Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
dos de entre los escombros diecinueve heridos, que asi como los primeros cadáveres encontrados, fueron sacados á flor de tierra por los ascensores de los pozos 20 y 22, utilizando las vagonetas que sirven para la extracción del carbón. Millares de personas, entre las cuales se producían escenas conmovedoras, invadían los contornos y querían adelantarse, á pesar de los esfuerzos y trabajos de la Guardia civil. Los operarios de la mina, con el celo y actividad propios de las circunstancias, fueron sacando á, los heridos, en cuyo socorro y curación han rivalizado todos los vecinos dé Belmez, dando pruebas de caridad sin límites. Pasada la confusión de los primeros momentos, súpose que la explosión había ocurrido en el trabajadero número 210, situado á áOO metros del pozo maestro número 22 y á 180 metros de profundidad. Atribuyese la catástrofe á la imprudencia de un destajista que aprovechando la salida de los capataces por ser la hora del relevo, echó un barreno que produjo la explosión, por la cuar perdieron la vida el mismo destajista y un hijo suyo quien días antea se le había impuesto una multa por disparar barrenos que afortunadamente no tuvieron consecuencias. Dos días después se verificó en Bélmez una solemne y numerosa manifestación de duelo, que expresa bien á las claras la profunda impresión producida en la localidad por tan horrible catástrofe, y cuyo desfile reproduce nuestro último grabado. POZO i r Ú M 2 2 POE DOÍÍDK F U E R O N E X T B A Í D A S L A S V Í C T I M A S C S? 0 ll S m l- im. JÜItr ir 7 V V. S O L B M K K S F T m B E A L B S EÍT LA PLAZA D E L SANTO (BÉLMEZ) Fotografías Lupiáñei