Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL MINISTRO DE MARINA Nuevo en la política, nuevo en la cartera, nuevo casi las escuelas de niSos, pero en las naciones serias es de hasta en Madrid, en pocos ineses ha podido ver cuan efecto contraproducente. De seguro que el viaje de la arduo y cuan inmenso trabajo lleva hoy consigo una car- escuadrilla española ha causado entre las naciones mayor tera que fué en otro tiempo mero puesto honorifico para impresión que todas las compras de losyanicées, sencillatal ó cuál viejo vicealmirante. Sólo un marino español, que mente porque im. viaje como el que hacen los torpederos sobre tener concienespañoles sólo puecia de su valor sabe den e m p r e n d e r l o muy bien hasta dónmarinos expertos y de llegan la pericia bravos, mientras que y el arrojo de sus para comprar barcos compafleros, puede (sobre todo si le dan en estos momentos á uno gato por lie regir la cartera de bre) bien poca periMarina, para la cual cia es menester. se indicó tantas veDesde su despacho ces á un ministro del ministerio de paisano. Marina, el general Bermejo, sin dar una Nada se sabe á noticia á los periociencia c i e r t a de distas, sin someterse aprestos marítimos; á interrogatorios ni nadie tampoco quieinterviews, recuenta re averiguar lo que y ordena los elemenen estos instantes tos de combate, podebe estar secreto; cos ó muchos, loB pero sábese que jaque sean, que no en más se ha trabajado el número sino en la como ahora en el organización y el ministerio de Mariorden está casi siemna y en todos los pre la victoria. organismos que de Comparando mari él dependen. na con marina, la Trabajo fructífero nuestra está por bajo y silencioso, rápido ennúmeroy poder de pero serio, que con máquinas de guerra. trasta, para honra Pero comparando nuestra, con el infermarinos con marinal vocerío que arnos, estamos á cien man los yankóes al codos sobre ellos. comentar las deterPara acreditar á minaciones ridiculas los nuestros basta de su Gobierno en con el atrevido viaje el ramo de Marina. de los destroyers. Sus cruceros y sus Para desacreditar DON SBGISMTTNDO BERItlSJO acorazados wioviéná los suyos, basta y dose de un lado á sobra con las causas y efectos de la explosión del Maine. otro como chulos que guardan la calle; sus do lars derro Declárese ó no la guerra, el conflicto presente redundará chados á manos llenas para comprar naves de desecho y barcos de todas las cataduras; su ministro de Marina en crédito de la marina española. Si hay lucha, nuestros mandando pintar de negro los buques de combate; todo marinos reverdecerán los laureles del Pacífico; si hay ello y preferentemente su escandalosa publicidad, busca- paz, los Gobiernos no podrán menos de atender con más da á tanto la línea, puede ser de mucho efecto moral en solicitud que hasta ahora las fuerzas marítimas del país. Fofog. J ravmfn