Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL PROCESO DEL DÍA Un asesinato no es, por desgracia, en nuestro país ni en otro alguno cosa tan extraordinaria que explique el larguisimo espacio dedicado á este crimen en las columnas de todos los diarios madrileños. Ni la calidad del muerto ni el misterio en que todavía aparece rodeado el matador, bastan para sacar el hecho de la categoría de un crimen vulgar. Pero las circunstancias del crimen cometido en Madrid en la tarde del domingo de Piñata son explicación bastante á las largas informaciones de la prensa y al creciente interés despertado en el público por este proceso. Era, en efecto, suceso inusitado que en una de las calles más céntricas de Madrid, en domingo y á la hora de mayor concurren. c- iá, ua ases no pudiera acechar á su víctima, derribarla mortalmente herida y cebarse con ella largo rato, para desaparecer luego con lento paf o por una de las próximas bocacalles sin: qué nadie tratara de detenerle, y lo que es más inaudito, sin que persona alguna diera al juzgado en los primeros momentos la menor noticia encaminada ál descubrimiento del delincuente. La prensa recogió el sucedo al día siguiente, no para saciar la malsana curiosidad con sangrientos y horribles detalles, sino para fustigar debidamente la atonía social, la indiferencia colectiva, el olvido de los deberes de ciudadanía y ha. 8 ta de humanidad que suponía el increíble silenc o de los muchísimos indudables testigos del crimen. Y ya que tan mal se habla de la prensa, justo es confesar que quizá á lo escrito por los diarios se debió en gran parte la reacción notada al siguiente día, en que, con mayor ó menor espontaneidad, fueron presentándose ante el juzgado personas que encaminaran á éste en sus investigaciones. Por nuestra parte no hemos de repetir el sabido relato, que por lo sencillo y por lo reciente estará en la memoria de todos nuestros lectores. Cam- XRIQLK PAGAN t BL 27 ¿Di: t MES PASADO Fotog. Valentín, Madrid É EL S I T I O DKL CKIMKN p iendo con nuestro deber de completar la infirmación reporteril de los diarios con la documenta. 1 y fotográfica referente a saces del día, podemoí presentar al lector un retrato muy reciente de infortunado Sr. Pkgán, y del único procesado por este crimen. Je rónimo Hilla, acerca del cual nod abstendremos de formu ar juicin algimo mientras el celoso juez instructor y luego el Jurado no d gan la última pa abra. A estos dos retratos unimos una fotografía instantánea del lugar del sucesr que aunque muy conocido y familiar para nuentroa lectores de Madiid, no deja de ofrecer interés para nuestros numerosos lectores de provincias. Y, en fin, procurando llegar en nuestra información al último límite del interés, hemos podido obtener las dos fotografías d- l procesado que figuran en la plana siguiente, así como un autógrafo de Hilla que expresa bien á las claras el estado de su ánimo. El proceso, según parece, está para terminar, y como no ha BL PROCESADO JKKÓNIMO H I L L A Fotog. J. Almagro, Murcia