Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
encerrada en artístico cache- pot de porcelana. Saliendo de la rbaceta, un inmenso clave! artificial, y alrededor de ella los socios del Veloz con disfraces verdes, figurando tallos y grandes corolas de clavel sobre la cabeza. Carretela del Conde de Garay. Una preciosa cuna de bebé, idea y obra de Mariano BenlUure. Este coche, adornado con todo Jujo y compuetíto con supremo arte, iba tirado por dos parejas de caballos graciosamente vestidos de perros de aguas. Coche del Marqués de Tovar. Bl número uno CARROZA como coche de flores. Iba arrastrado á la gran d Aumont, con lujosos postillones. La caja, el pescante y los dps juegos de ruedas, materialmente cubiertos por macizos de flores rojas, blancas y moradas en artística combinación. La carroza de BLANCO Y NEGRO consistía en una paleta colosal, cuyos colores eran niñas envueltas ea gasas de los colores respectivos. Ea la parte anterior un tintero, también colosal, y entre paleta y tintero la gente de casa, vestidos con caperuzas florentinas y correspondiendo con flores, caramelos y serpentinas á las simpatías y aplausos del público. Al recibir con mucha gratitud estas manifestaciones y las repetidas que luego han llegado ha- t. i ti (itri) s, las transmitimos inte T tf gras á los autores de nuestra carroza, nuestros queridos a m i g o s los distinguidos artistas José Arija, Cecilio Pía y UrcuUu, capitaneados por Luis Komea, que en la confección del periódico da á diario muestras de un gusto inagotable y de un arte exquisito. D E L A UNIÓN CONSBKVADORA Fuera de concurso CaLTO A BACO Bien quisiéramos, como mejor adorno de estas líneas, haber ofrecido á nuestros lectores las instantáneas de todas las carrozas arriba descritas, pero percances foto! 1. gráficos que no pudieron subg. t j la fiesta, nos impiden dar est i i i 1 completa como hubiéramos dprimera víctima nuestra carro? ofrecer á nuestros lectores el detalle que viene á ser tel último mono d e los qu adorrlan esta crónica. IJn sol espléndido y un am biente delicioso y meridional contribuyeron á la f- b r i l l a n t e z del Carnaval madri- -íp SA. iV- lefio. Diríase que la infinidad de 4i! gij ¿ífí. a. 3 flores t r a í d a s ¡Sfát Ük. áií- de Andalucía y de Levante para la batalla, habían ORUPO D B V B S T A L B S Y P A L A N Q n i N D B I CLB 0 PA. TRA