Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS SUCESOS DE LA HABANA Grande alarma produjeron en la Península las noticias de la Habana últimamente recibidas por el cable. Se creyó al principio en una sedición militar con posibles y poderosas ramificaciones. Más tarde interpretóse la abortada revuelta como un acto de manifiesta hostilidad contra el régimen autonómico recientemente instaurado. Por fin, todo el mundo ha podido hallar en los pasados sucesos, que parecieron torcer en sus comienzos la nueva marcha que llevan los asuntos cubanos, una manifestación de despecho por parte de los elementos mal avenidos con el nuevo régimen. La agitación iniciada no tomó más alarmantes proporciones, gracias al tacto con que han procedido laa primeras autoridades de la isla y al patriotismo de los dignos oficiales del ejército, que bien pronto comprendieron cómo trataban de aprovecharse de su actitud aquellos elementos á que nos referimos. Entre todas las autoridades se ha distinguido el general Arólas, que desde el momento de hacerse cargo del gobierno militar de la Habana no descansó hasta conseguir aplacar los ánimos, infundiendo respeto á las masas populares. Los corresponsales de los p e r i ó d i c o s madrileños han aplaudido con unánime entusiasmo el comportamiento del bravo general Arólas. Fué teatro de los más importantes y graves tumultos el Parque Central, cuya vista ofrecemos en nuestra información gráfica de esta misma página. Es el más concurrido de los paseos de la capital, rodeado como se halla de magníficos edificios como el del Hotel Inglaterra y de los teatros Tacón, Payret y Albisu; junto al Parque están instaladas las redacciones de La Discusión y del Diario de la Marina, dos de los periódicos que fueron víctimas de las impetuosas iras de la multitud. Ahora bien, no partió precisamente de estos diarios la E L G B U B E A L AKOLAS aOBEENADOE MILITAR DE LA HABANA Fotog. J, A. Svxirez i- 5 PAEQUE CENTRAL DE LA HABANA. Fotog. Gelabert